NoticiasRecientesTecnologia

con un ambicioso cohete impulsado por energía nuclear

Hablar de energía nuclear en cohetes espaciales no es algo nuevo, de hecho fue durante varios años una idea que se desarrolló tanto en Estados Unidos como en la Unión Soviética. Lo realmente novedoso, es que ahora Rusia está retomando sus viejos proyectos para continuar con el desarrollo de un cohete de propulsión nuclear que serviría para realizar viajes interplanetarios.

Vladimir Koshlakov, jefe del Centro de Investigación Keldysh de Rusia, confirmó los planes de la agencia Roscosmos para construir un cohete de propulsión nuclear. De hecho, Koshlakov habló del trabajo de Elon Musk en este campo, mencionando que el CEO de SpaceX “es un hombre de negocios, alguien que tomó una solución que ya estaba allí y la aplicó con éxito”. Y es que en su caso, afirman que tienen planes de construir un nuevo tipo de vehículo espacial.

Rusia ante la nueva innovación espacial

Este nuevo vehículo sería conocido como Transport and Energy Module (TEM) y sería el primero en ser impulsado por energía nuclear para viajes espaciales. A pesar de que ahora mismo los detalles son mínimos, se sabe que Rusia retomará parte del diseño que desarrollaron en la década de 1970.

Durante esa década, la Unión Soviética estaba desarrollando un cohete térmico nuclear bautizado como RD-0410, el cual era mucho más pequeño que los desarrollos estadounidenses. La primera prueba de este cohete llegaría en 1978, cuando Estados Unidos ya había cancelado su proyecto.

Sin embargo, este cohete, a pesar de estar casi listo, se quedó sin fondos a inicios de 1980, justo cuando ya se preparaban para probarlo en el espacio. Durante esa época, la Unión Soviética se empezaba a colapsar y el gobierno ya no tenía el interés, ni dinero ni tiempo para pensar en proyectos espaciales, por lo que al final se canceló en 1990.

Rd 0410Rd 0410 RD-0410.

Este nuevo motor recogería el testigo de aquel RD-0410, sólo que ahora se emplearían nuevos métodos de construcción y materiales, además de que se basará en investigaciones y pruebas realizadas tanto por Rusia como por Estados Unidos.

Como mencionaba, aún no hay detalles ni una fecha para el inicio de la construcción o pruebas, pero la idea es que sirva para llevar a los rusos a Marte, y así poder cumplir la ambiciosa promesa de Putin que afirma que lanzarán su primera misión no tripulada al planeta rojo en 2019, la cual serviría para dar inicio a su nuevo plan espacial.

Publicaciones relacionadas

Cerrar