NoticiasRecientesTecnologia

comparativa con todas las diferencias

Hoy te vamos a hablar sobre las diferencias entre la versión gratis de Slack y las de pago. Se trata de una de las aplicaciones de referencia de gestión de grupos, la cual te permite crear una comunidad con diferentes canales en los que puedes hablar, permitiéndote también conversar con personas concretas a través de mensajes privados como si fuera tu propio IRC.

Vamos a empezar hablándote primero de las diferentes posibilidades a la hora de utilizar Slack, y cuáles son los tres modos en los que lo puedes utilizar. Después pasaremos a mostrarte una tabla comparativa con las funciones de las diferentes versiones que tiene disponible la aplicación, mencionando también cuáles son las principales diferencias que puedes ver en ella.

¿Cuántos tipos de Slack hay?

Slack es una aplicación muy enfocada al ámbito profesional. Por eso, aunque cuenta con un modo gratuito con el que poder utilizar algunas de sus funciones, también tiene dos modalidades diferentes de pago. Con ellas, completa un trío de alternativas con las que busca atraer tanto a las empresas más pequeñas que no pueden gastar en este tipo de aplicaciones como a las más grande que necesitan una atención personalizada.

Por una parte tenemos el Slack Gratuito, que se define como una alternativa para equipos pequeños que quieren probar la aplicación durante un periodo ilimitado. Vamos, que es una puerta de entrada, como una demo en la que sólo disfrutas de algunas de sus opciones, pero que te ayuda a hacerte una idea de qué es capaz de ofrecer este servicio.

En segundo lugar tenemos Slack Estándar, que está pensado para equipos y empresas dispuestos a hacer de esta herramienta el centro de sus proyectos y comunicaciones. Esto quiere decir que algunos de los límites más importantes de la opción gratuita desaparecen, convirtiéndose en una aplicación completa y con muchas opciones interesantes para cualquier empresa grande o pequeña.

Y para las empresas que necesiten inicio de sesión único, exportación de datos y tiempo de actividad garantizado con una atención al cliente prioritaria, tenemos la tercera alternativa. Se llama Slack Plus, y aunque en las funciones principales no se diferencia demasiado de la Estándar, añade pequeños detalles que la dirigen a las grandes empresas que no pueden permitirse fallos ni errores en sus comunicaciones.

Slack gratis frente a las versiones premium

Slack Gratuito Slack Estándar Slack Plus

Acceso a mensajes

Sólo 10.000 de los mensajes más recientes de tu equipo

Ilimitado

Ilimitado

Aplicaciones y servicios

Diez integraciones personalizadas o de terceros

Ilimitado

Ilimitado

Canales compartidos

No

Invitados monocanal

No

Invitados multicanal

No

Autenticación de dos factores obligatoria

OAuth con Google

No

Inicio de sesión único basado en SAML (SSO)

No

No

Políticas personalizadas de retención de mensajes y archivos

No

Exportación corporativa para todos los mensajes

No

No

Grupos de usuarios personalizados para contactar con un equipo o departamento

No

Gestión de usuarios

No

No

Sincronización de Active Directory en tiempo real con OneLogin, Okta y Ping

No

No

Llamadas de voz y de vídeo

Solo llamadas personales

Hasta 15 participantes

Hasta 15 participantes

Pantallas interactivas compartidas

No

Búsqueda de personas, canales y archivos relevantes

No

Recomendaciones del canal

No

Mensajes destacados

No

Almacenamiento de archivos

5 GB en total

15 GB por cada miembro del equipo

20 GB por cada miembro del equipo

Ayuda

Asistencia Estándar

Asistencia prioritaria

Asistencia prioritaria, que incluye asistencia técnica en español durante el horario laboral y asistencia técnica en inglés.

Disponibilidad

No

No

Disponibilidad del 99,99 % garantizada en nuestro ANS

Precio

Gratis

  • 6,25 € por usuario activo al mes si facturas anualmente
  • 7,50 € por usuario activo al mes si facturas mensualmente
  • 11,75 € por usuario activo al mes si facturas anualmente
  • 14,10 € por usuario activo al mes si facturas mensualmente
  • Slack Gratis es una versión simplificada del servicio, con algunos límites que lo separan bastante de sus dos alternativas de pago, y muchas funciones que directamente no están disponibles a no ser que pagues por ella. Aun así, no deja de ser una versión bastante que puede servir a pequeñas y medianas empresas que no tengan necesidades especiales y puedan sacrificar la atención al cliente y opciones de administración que tienen las versiones premium.

    La primera gran diferencia está en los mensajes que guarda. En la versión gratis sólo podrás ver los 10.000 mensajes más recientes que se hayan escrito en todos los canales, por lo que los más antiguos irán borrándose poco a poco según vayas escribiendo otros nuevos. Esto puede ser un poco molesto en grupos de trabajo especialmente grandes, aunque se puede compensar si tomas nota de las cosas más importantes que te digan para evitar que se pierdan.

    También hay límites a la hora de añadir aplicaciones y servicios. En la versión gratis puedes añadir un máximo de diez aplicaciones y servicios de terceros a tu servidor de Slack, mientras que en las versiones de pago no hay ningún límite. Aun así, no deja de ser un buen punto de partida en el que seleccionar sólo las aplicaciones de terceros que más útiles te parezcan, y si luego necesitas más pues ya vas directo a alguna de las dos alternativas premium.

    La versión gratuita también se queda fuera del sistema de canales compartidos y cuentas de invitados para trabajar con organizaciones e individuos que no pertenecen a tu equipo, así como prácticamente el resto de opciones avanzadas. Tampoco podrás utilizar las videoconferencias grupales, aunque puedes saborear su aspecto de forma individual con llamadas entre tú y otro usuario.

    Las diferencias son bastante menores entre las dos alternativas de pago. Slack Plus tiene algunas opciones de administración más que la versión Estándar, pero realmente donde más diferencia hay es en el soporte por parte del propio servicio, con una ayuda mucho más prioritaria y una disponibilidad casi total por parte de Slack. También hay un poco más de almacenamiento de archivo, 20 GB frente a los 15 y 5 de las versiones estándar y gratis.

    Pero claro, el gran escalón que tienen que subir las empresas que quieran empezar a utilizar este servicio con las ventajas de los modos de pago es su elevado precio. La versión estándar tiene un precio de 7,50 euros por cada usuario activo que quieras que lo utilice, 6,25 si pagas anualmente, mientras que la más avanzada cuesta prácticamente el doble.

    Esto hace que si eres una empresa con varias decenas de empleados la factura por utilizar este servicio pueda ser considerable. En cualquier caso, siempre quedará el modo gratuito si estás dispuesto a lidiar con sus limitaciones, porque al final estas tampoco evitan que se pueda utilizar con bastante normalidad.

    Publicaciones relacionadas

    Cerrar