DeportesNoticiasRecientes

“El nervio siempre está ahí…”

Es el “nene” de esta final. ¿Podrá la ‘revelación’ del Poderoso controlar la ansiedad y así quebrar la defensa de un Junior que él considera ‘atacable’? ¿Será Brayan el ‘elegido’?

Apenas 19 años y ocho meses. Apenas tres meses, y 13 partidos, desde que debutó en primera división. Todo está sucediendo en una ráfaga de tiempo para Brayan Castrillón, el jugador más joven de esta final. Su batalla, más que contra Junior, es contra sus nervios.

“Cada día voy aprendiendo más de los compañeros y voy cogiendo más experiencia, pero el nervio siempre está ahí”, admite el chico, sin perder los gestos que delatan su entusiasmo.

Podría decirse que Castrillón se topó con el tesoro sin tener que entrar en la caverna. Pero igual podría entenderse desde la perspectiva de Octavio Zambrano, su entrenador. En medio de la crisis, el ecuatoriano eligió al chico y éste le ha aliviado sus migrañas.

“Hace tres meses estaba jugando mi primer partido y hoy ya me estoy jugando mi primera final. Creo que todo esto se debe al trabajo, al sacrificio, confiar en Dios, siempre trabajar de la mejor manera y demostrar lo que uno tiene”, confiesa.

Una carrera, un freno que no está en el libreto, una gambeta y, antes de que la ansiedad ordene tirar la pelota a cualquier lugar, se atreve y encadena una cabriola más. A veces, toda su producción la recibe Cano o Caicedo. Otras, según su ímpetu, la portería.

Brayan tiene tanto talento como carácter. Toma decisiones y eso acentúa su valor diferencial.

“Jugar una final es una motivación especial. Ya, en tres meses, desde que jugué mi primer partido como profesional, me encuentro en una final. La verdad, estoy muy agradecido con la vida, con Dios”, dice.

En Ibagué, Brayan se extravió en el vértigo impuesto por el “Pijao”. Zambrano lo cambió en el arranque del segundo y fue una variante que torció, para bien del Rojo, el rumbo del partido. De aquí que el muchacho sepa que su mayor conquista está en la cabeza. Cabeza.

“Hay que trabajar los nervios. Igual, soy muy tranquilo, una persona muy entregada a Dios, siempre le oro para que me dé tranquilidad y confianza”, afirma.

A ratos habla como viejo. Se nota que muchas voces maduras le han charlado al oído. Entonces, su discurso se llena de obediencia.

“El profe me pide lo de siempre: el ida y vuelta, que me dedique a jugar y aprovechar mi velocidad. Y, cuando se presente la oportunidad, también rematar de lejos. Lo que el profesor me ponga a hacer siempre lo haré de la mejor manera”, declara.

Entre esas voces añejas, una: “Con Elvis –Perlaza- me la llevo muy bien. Me habla mucho. Es un jugador de mucha experiencia, me aconseja y me dice cómo me debo mover”.

Inocente, quizás, pero no del todo. Además de su carácter, su atrevimiento. Brayan mira la zaga del Tiburón y ve que en sus costados cabe la punta de un arpón disparado con poder.

“La defensa de Junior se puede atacar porque sus laterales salen mucho. Entonces, se puede hacer bastante daño”, advierte.

Y concluye: “Junior es un equipo muy completo, sobre todo allá en Barranquilla se hace muy fuerte, pero vamos a sacar lo mejor de nosotros para obtener un buen resultado y quedar campeones aquí, en el Atanasio”.

Por: Amado Hernández Gaviria
Liga Deportiva Postobón

Tags: , , , , , ,

Artículos Relacionados

Fuente: Liga Deportiva

Publicaciones relacionadas

Cerrar