InternacionalNoticiasRecientes

Líderes mundiales llegan a Argentina para crucial cumbre G20

Líderes mundiales comenzaron a llegar a Buenos Aires el jueves para la cumbre de las economías más grandes del mundo, y se espera que la atención se centre en temas que incluyen una guerra comercial entre Estados Unidos y China, un nuevo acuerdo comercial de América del Norte y el conflicto en Ucrania.

Los jefes de estado de Italia, Canadá, Corea del Sur, Singapur y Turquía fueron de los primeros en arribar al país, junto con el presidente francés y el príncipe heredero saudí que llegaron el día anterior.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y su esposa Sophie Gregoire, saludan a su llegada al aeropuerto internacional Ministro Pistarini, en Buenos Aires, Argentina. Noviembre 29 de 2018.

La reunión podría ser un momento definitorio para el Grupo de los 20, para bien o para mal, dijo Thomas Bernes, del Centro para la Innovación de la Gobernanza Internacional, un grupo de expertos con sede en Canadá que se centra en la gobernanza global.

“La Cumbre de Líderes del G-20 corre el riesgo de caer en el desorden, ya que la cumbre se ve opacada por temas que no están en la agenda, como la guerra comercial de Estados Unidos y China, la agresión de Rusia contra Ucrania y la presencia del príncipe heredero de la Arabia Saudí”, dijo Bernes.

“La verdadera prueba será si los otros miembros del G-20 actuarán resueltamente o si seremos testigos del desmoronamiento del G-20 como un foro para la cooperación económica internacional”.

El presidente de EE.UU. Donald Trump y la primera dama Melania Trump, abordan el Air Force One para viajar a Buenos Aires, Argentina, para la Cumbre del G20. Noviembre 29 de 2018.

El presidente de EE.UU. Donald Trump y la primera dama Melania Trump, abordan el Air Force One para viajar a Buenos Aires, Argentina, para la Cumbre del G20. Noviembre 29 de 2018.

Trump canceló una reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, planeada para el sábado, citando la incautación de buques ucranianos por parte de Rusia durante el fin de semana. Horas antes, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo a los reporteros que los dos países necesitaban discutir la estabilidad estratégica, el control de armamentos y los conflictos regionales.

“No tenemos que estar de acuerdo en todos los temas, y de todos modos no sería posible, pero tenemos que hablar”, dijo Petkov, y agregó que “no solo interesa a los dos países, sino al mundo entero”.

Mohammed bin Salman, el príncipe heredero de la Arabia Saudí, ha sido acusado por Human Rights Watch de crímenes de guerra en Yemen y de la responsabilidad por el espantoso asesinato del columnista del periódico Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul el mes pasado. El reino niega que haya jugado un papel en el asesinato.

En esta foto provista por la oficina de prensa argentina para el G20, se ve al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, a su llegada a Buenos Aires, para la Cumbre del G20. Noviembre 28 de 2018.

En esta foto provista por la oficina de prensa argentina para el G20, se ve al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, a su llegada a Buenos Aires, para la Cumbre del G20. Noviembre 28 de 2018.

El miércoles, las autoridades legales argentinas tomaron una acción inicial para considerar una solicitud de Human Rights Watch para procesarlo por presuntos crímenes de lesa humanidad, una acción aparentemente dirigida a avergonzarlo mientras asistía a la cumbre.

En una conferencia de prensa conjunta con el presidente argentino, Mauricio Macri, el jueves, el presidente francés Emmanuel Macron hizo un llamado a la participación internacional en las investigaciones sobre el asesinato de Khashoggi, y dijo que quiere “miembros asociados de la comunidad internacional” para las investigaciones. No dio más detalles.

Macri dijo que el asesinato estaría “sobre la mesa” durante las reuniones bilaterales en la cumbre de viernes a sábado, y posiblemente durante reuniones más amplias con los líderes del G20.

No fue casualidad que Macron llegara temprano. Se ve a sí mismo como un nuevo líder del mundo libre y quiere desesperadamente salvar la idea de la cooperación internacional que representa el G-20.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (izq.) y el presidente de Argentina, Mauricio Macri, sonríen al final de una conferencia de prensa conjunta en el palacio presidencial argentino, en Buenos Aires. 29 de noviembre de 2018.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (izq.) y el presidente de Argentina, Mauricio Macri, sonríen al final de una conferencia de prensa conjunta en el palacio presidencial argentino, en Buenos Aires. 29 de noviembre de 2018.

Francia teme que Trump, que tenía previsto llegar el jueves por la noche, bloquee o eclipse cualquier progreso en el G-20. Así que Macron se está forjando en esta cumbre como el anti-Trump, un defensor del acuerdo climático de París, defensor del sistema de posguerra del comercio mundial y cruzado contra los evasores de impuestos multinacionales.

Macron inicialmente intentó hacerse amigo de Trump a pesar de sus profundas diferencias, pero los dos se han enfrentado cada vez más, más recientemente por las tarifas del vino, el nacionalismo de Trump y la idea de Macron de un ejército europeo.

Con 40 años, Macron es uno de los líderes más jóvenes en la cumbre y se ve a sí mismo como representante de una nueva generación de estadistas mundiales. Como líder de un país devastado por dos guerras mundiales, siente una fuerte convicción por prevenir una nueva, y ha advertido que las batallas actuales sobre el comercio suenan peligrosamente como las de los años treinta.

También llegó temprano a Buenos Aires con la esperanza de lograr un acuerdo de 360 millones de euros con la marina argentina. Algunos ejecutivos franceses le acompañan en el viaje, ya que las compañías francesas pujan por otras ofertas, como una para administrar el sistema de metro de Buenos Aires.

Tomar el escenario mundial en el G-20 es un alivio bienvenido para Macron, quien se ha enfrentado a protestas masivas en su país por el aumento de los impuestos al combustible, que son el mayor desafío para su presidencia. Pero su partido domina el parlamento y ninguno se enfrenta a la reelección hasta 2022.

Otros líderes europeos en la cumbre se enfrentan a sus propias luchas domésticas. La británica Theresa May está luchando por la supervivencia política mientras intenta sacar a su país de la Unión Europea. Angela Merkel, de Alemania, se está preparando para abandonar la política luego de anunciar el mes pasado que renunciaría al liderazgo de su partido, un puesto que ha ocupado desde 2000. Giuseppe Conte, de Italia, encabeza una coalición populista que está en conflicto con la UE y sufre divisiones internas.

Funcionarios alemanes de alto rango, que informaron a reporteros en Berlín bajo condición de anonimato, dijeron que Merkel planeaba mantener reuniones bilaterales con Trump, Putin, Xi Jinping de China, Narendra Modi de India, Scott Morrison de Australia y Macri durante el G-20.

Opositores a la cumbre del G20 llevaron un muñeco inflable gigante que representa al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llevando un pañal frente al Congreso en Buenos Aires, Argentina, el jueves 29 de noviembre de 2018.

Opositores a la cumbre del G20 llevaron un muñeco inflable gigante que representa al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llevando un pañal frente al Congreso en Buenos Aires, Argentina, el jueves 29 de noviembre de 2018.

Fuera del congreso de Argentina, unas 1.000 personas se reunieron en un evento organizado por organizaciones opuestas al G-20 y el Fondo Monetario Internacional. Una gran caricatura inflable que representa a Trump como un bebé que sostiene un teléfono celular, que apareció en las protestas en otros lugares que ha visitado el presidente de los Estados Unidos, flotó sobre la plaza bajo una lluvia ligera.

Publicaciones relacionadas

Cerrar