DeportesNoticiasRecientes

Un carnaval de goles ante el Poderoso 

Barranquilla se encendió este sábado. Atlético Junior adelantó el carnaval al darle un golpe contundente al Independiente Medellín en el primer partido de la final.

Con goles de Luis Díaz, James Sánchez, Teófilo Gutiérrez y Marlon Piedrahita, Atlético Junior despedazó a Independiente Medellín, 4-1, en el partido de ida de la final de la Liga II en el estadio Metropolitano de Barranquilla.

El Poderoso apenas pudo contener momentáneamente la estampida del once Tiburón con el descuento de Germán Ezequiel Cano.

Demolición

Fue una final recargada de palpitaciones en ambas áreas. Empujado por 40 mil gargantas, Atlético Junior le tiró la camiseta a su rival. Independiente Medellín, antes que atrincherarse, movilizó sus cañones y los hizo detonar sobre tres cuartos de cancha.

Las acciones fluyeron. Jarlan Barrera se iluminó. Teófilo Gutiérrez recibió y desenfundó en el perímetro ¡Goool, aulló la gradería pero David González palmoteó por encima del horizontal (7’).

Parecían los duelos en las películas del Oeste. Una bala en el tambor. Germán Ezequiel Cano, en el área, giró, empalmó de media vuelta, el balón pegó en la red externa de la portería cuidada por Sebastián Viera (13’).

Minutos de intensidad. La final era un desfogue de energía. El Tiburón pretendía aletear en aguas ajenas. El Poderoso, sin embargo, no se arredraba y con autoridad braceaba a contracorriente hasta que se montó en el partido.

Juan Fernando Caicedo rompió el blindaje costeño, entró en zona de palpitaciones pero su zapatazo salió desviado (14’). Luego, Brayan Castrillón se aproximó a terreno minado pero su centro fue defectuoso (15’).

La colectividad subía en el Rojo. Larry Angulo para Caicedo. Y Caicedo para Castrillón. El juvenil soñó que destemplaba la red, sin embargo, su balón se pavoneó enfrente de la portería abrigada por el “Ángel” (24’).

Batazo contra batazo. Partido abierto. Sin que Andrés Ricaurte liberara su repertorio, el Dim construía opciones, independiente de la posesión. Mientras, Barrera iba in crescendo.  Tuvo una, borde de área, lanzó a la cruceta pero González bloqueó en pleno vuelo (36’).

Y antes del descanso, Jarlan volvió a intensificar operativos en el área. Envuelto en la marca, zapateó cerca del punto penal, no obstante, el balón buscó al “Rockero” (46’).

¡Ju Ju!

Con la apertura de bandas, en especial la izquierda, Junior se infiltró en la zona íntima del Poderoso. El segundo tiempo ardió. Las opciones se sucedieron unas con otras. Gabriel Fuentes, mano a mano con González… el “Rockero” volvió a bloquear (46’).

Medellín no encontraba el “juguete”. Combinación letal. El realismo mágico brotó en el área roja. Las marimondas danzaban en el cemento.  Fuentes filtró para Jarlan, caricia de bola en el área, zambombazo de Luis Díaz, gol. 1-0 (49’).

Apocalipsis para el Poderoso. De nuevo Barrera se encendió. Pase al segundo palo, James Sánchez emergió anticipándose a la marca pero su zapatazo abrió un agujero en la capa de ozono (52’)

Carnaval costeño, caos paisa. El Rojo apenas lograba darle puntazos a la bola. El Tiburón daba dentelladas furiosas en la piel de su víctima. Nueva fórmula. Tiro de esquina. Cabezazo de Sánchez en el perímetro de las 5 con 50… gol, 2-0 (56’).

Herradura. La orquestación juniorista ofrecía acoples que prometían desenlace de nocaut. Barrera, Fuentes y Teófilo Gutiérrez pudieron aumentar. De la lona se levantaría el Dim. Acción aislada. Pase entre líneas para Cano, el argentino remató a ras de piso y la esférica se incrustó en la ratonera derecha. Gol, 2-1 (65’).

El Metro bramó con rabia. Sebastián Macías tocó a Sánchez en el área, cayó pero el central le dio continuidad a la jugada y se olvidó de dictar la “pena de muerte” (74’).

Junior cobraría justicia por cuenta propia. Mala entrega de Cano sumada con equivocación de Larry Angulo, descolgada de pánico. “Teo” regó al central medellinense y encaró a González “ajusticiándolo” en la salida, gol, 3-1 (80’).

A pesar de la victoria, Junior daba ventajas en la retaguardia. Cano reaparecería en la escena. Incursión por la izquierda. Su disparo fue desviado cuando avanzaba hacia la portería (84’).

El último clavo para el ataúd caería a dos minutos del final. Ventaja en defensa roja, rechazo imperfecto de Jesús Murillo, zapatazo de Marlon Piedrahita, conclusión de la historia… Gol, 4-1 ¡Carnaval en Barranquilla!

 

Por: Amado Hernández Gaviria

Liga Deportiva Postobón

Tags: , ,

Artículos Relacionados

Fuente: Liga Deportiva

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar