Legisladores conservadores británicos votarán el miércoles una moción de censura a la primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, que tendrá que dejar el mando del partido y del gobierno si pierde.

Graham Brady, presidente del comité que supervisa las contiendas por el liderazgo del Partido Conservador, señalo que recibió las cartas de al menos 48 legisladores solicitando el inicio del proceso.

Esto supone que «se ha superado el umbral del 15% de los legisladores del partido que buscan una moción de censura a la líder del Partido Conservador», dijo.

La votación se celebrará en el parlamento el miércoles en la noche y los resultados se anunciarán poco después, agregó Brady.

El anuncio hunde más en el caos a Gran Bretaña, que ya enfrenta problemas por su salida de la Unión Europea, que debe materializarse en marzo.

Lea: UE dice a May que no renegociará acuerdo de Brexit.

El descontento de muchos legisladores conservadores hacia May creció por su gestión del Brexit, y el desafío a su liderazgo se produce días después de que demoró una votación para aprobar el acuerdo de divorcio entre Londres y Bruselas para evitar una derrota casi segura en la Cámara de los Comunes.

Lea: May retrasa la votación sobre el Brexit.

Si la moción sale adelante, May deberá abandonar su cargo y el partido abrirá un proceso para elegir a su nuevo líder, pero se mantendría al frente de la formación y del gobierno hasta que se decida quién será su sucesor.

Si gana, su posición no podrá ser cuestionada en el plazo de un año.

Los partidarios del Brexit alegan que el acuerdo forjado por May no supone una ruptura limpia con el bloque como ellos quieren.

Los legisladores proBrexit Jacob Rees-Mogg y Steve Baker dijeron en un comunicado conjunto que «por el interés nacional, debe irse».

Sus compañeros en el gobierno salieron en defensa de May. El secretario de Interior, Sajid Javid, tuiteó que el desafío a su liderazgo a poco más de tres meses del Brexit, «será visto como autoindulgente y erróneo. La PM tiene mi total apoyo y es la mejor persona para asegurar que abandonamos la UE el 29 de marzo».

May advierte riesgos y promete luchar

Tras conocerse sobre la moción, May advirtió que un cambio ahora demoraría o incluso pondría en peligro el divorcio previsto de Reino Unido de la Unión Europea.

A su vez prometió luchar por mantener el cargo «con todo lo que tengo».

«No habría un nuevo líder antes del plazo legal del 21 de enero, por lo que con la elección de un nuevo líder se corre el riesgo de entregar el control de las negociaciones del Brexit a los diputados de la oposición en el Parlamento», dijo May.

«Un nuevo líder no tendría tiempo para volver a negociar un acuerdo de salida y lograr la aprobación a través del Parlamento antes del 29 de marzo, por lo que una de sus primeras medidas tendría que ser extender o rescindir el Artículo 50, retrasando o incluso deteniendo el Brexit cuando la gente quiere que sigamos adelante», agregó.

Lea: Brexit enfrenta a parlamento y gobierno británicos.