Foto Familias.com

La Secretaría de Salud hace un llamado a la población a adquirir sus productos a consumir en esta temporada del año en establecimientos de confianza, que garanticen su inocuidad y cumplan con las condiciones higiénicas; por lo que es importante revisar su fecha de vencimiento, verificar que estén acordes con la cadena de frío y características organolépticas.

Para el caso de los alimentos enlatados, es necesario revisar que las latas estén limpias, sin presencia de escurrimientos, que no presenten óxido en ninguna de sus partes, ni fisuras u otras señales de adulteración o deterioro. La etiqueta debe estar bien adherida, íntegra y nítida. Además, cada lata debe contar con un rótulo con información sobre lista de ingredientes.

No se recomienda consumir el alimento enlatado si ya está vencido o si la lata está inflada, ya que existe una alta probabilidad de que el producto no sea hermético y esté contaminado con bacterias, que pueden afectar seriamente su salud.

Previo a consumir o preparar alimentos como frutas y verduras, éstas deben lavarse con abundante agua; es recomendable disponerlos adecuadamente, refrigerándolos o protegiéndolos en recipientes con tapa. No es aconsejable consumir las verduras sin haberlas sometido a un proceso de cocción.

Si los productos comprados son mariscos o pescados y no se van a consumir de inmediato, es necesario mantenerlos refrigerados después de realizada la compra y previo a su consumo. Los pescados deben presentar las siguientes características: ojos salientes y brillantes, agallas rojas claras, escamas firmes y brillantes, textura firme al presionar y olor característico.

Se reitera a la población que el lavado de manos de manera adecuada antes de preparar e ingerir alimentos y después de entrar al baño, es una práctica de autocuidado clave para prevenir enfermedades transmitidas por alimentos (ETA).

Fuente: Las Chivas del Llano