PULZO 

VALLEDUPAR, CESAR

La uniformada, que trabaja en el comando del Cesar (con sede en Valledupar), fue invitada a “la noche azul de oficiales”, celebrada el 23 de noviembre.

Según explicó a Noticias Uno, la fiesta se extendió hasta las 5 de la mañana y por esto quienes aún estaban se dirigieron al casino de oficiales y estando allí propusieron meterse a la piscina.

Pero la teniente no estaba sola. “Me encontraba en compañía de mi coronel J2, mi coronel Castañeda; había 3 señores capitanes”, le dijo al medio.

Como narró el informativo, tiempo después un capitán agarró el celular de la teniente e hizo que lo siguiera hasta su habitación para que ella lo pudiera reclamar.

Nixon Forero, abogado de la oficial, le comentó al noticiero que ella le informó a su capitán lo ocurrido, él habló con un subcomandante y después se dirigió a un comandante, pero ninguno hizo nada al respecto.

Además, el apoderado manifestó que a la teniente le insinuaron que no denunciara su caso porque eso iba a provocar un escándalo. Sin embargo, ella se acercó a la Fiscalía para tomar acciones legales y allí Medicina Legal determinó que sí fue accedida contra su voluntad, pues tiene hematomas y lesiones contundentes en sus partes íntimas.

Ante la falta de apoyo por parte de la institución, la uniformada pidió el respaldo de la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, que reaccionó mediante un trino pidiéndole al general Óscar Atehortúa, director de la Policía, y al coronel Rodríguez, inspector de la institución, que se pusieran al frente del caso.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=js16DtAutTM?feature=oembed&w=696&h=392]

Fuente: Las Chivas del Llano