El Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, adelantó visitas de inspección, vigilancia y control a predios pecuarios del departamento del Guaviare, con el objetivo de disminuir la incidencia y prevalencia de la brucelosis bovina, y evitar la presencia de focos de fiebre aftosa, a fin de aportar en la recuperación del estatus sanitario de Colombia, como país libre de la enfermedad con vacunación.

La brucelosis bovina y la fiebre aftosa son enfermedades de control oficial y de declaración obligatoria, dado su alto impacto para la economía del país, y en el caso de la brucelosis, en la salud pública, por ser una enfermedad zoonótica, ya que se transmite de los animales al hombre.

Las visitas fueron lideradas por la médica veterinaria zootecnista del ICA en Córdoba, Estefanía Hernández, quien indicó que estas actividades de inspección buscan además de prevenir, controlar y erradicar la presencia de enfermedades, lograr que el país recupere el estatus sanitario y que los productos pecuarios continúen incursionando a los mercados internacionales, superando las barreras sanitarias que le impiden a la ganadería colombiana lograr este fin.

“Dándole cumplimiento al plan de acción desarrollado por el Instituto para erradicar la presencia de estas enfermedades, el ICA en el Guaviare ha realizado más de 35 visitas a predios considerados de alto riego, los cuales cuentan con una población bovina superior a 17.000 animales. Igualmente, se han realizado 40 visitas a plantas de beneficio animal autorizadas por el INVIMA, en las que se supervisaron 1.736 animales, contribuyendo de esta manera a la construcción de un campo con legalidad, emprendimiento y equidad”, manifestó Pedro Salazar Castillo, gerente seccional del ICA en el Guaviare.

Igualmente, durante las visitas, funcionarios del ICA realizaron jornadas de educomunicación para sensibilizar a los productores sobre la importancia de implementar las Buenas Prácticas Ganaderas, BPG, a fin de asegurar la salud de los animales destinados a la producción y obtención de productos y subproductos para el consumo humano.

Datos de interés

Fuente: Las Chivas del Llano