InternacionalNoticiasRecientes

“Un gran honor” cruzar a Corea del Norte

Donald Trump se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en funciones que visitó Corea del Norte, cruzando la frontera durante una reunión en la zona desmilitarizada con el líder norcoreano Kim Jong Un.

Después de dar la mano a Kim en la aldea fronteriza de Panmunjom, Trump cruzó la línea de demarcación militar que separa a las dos Coreas. Kim y Trump luego cruzaron la frontera de regreso a Corea del Sur.

“Es bueno verte de nuevo”, le dijo Kim a Trump. “Nunca esperé verte en este lugar”.

“Cruzar esa línea fue un gran honor”, dijo Trump, quien invitó a Kim a Estados Unidos para otra reunión.

El sábado, Trump había dicho que la reunión solo duraría dos minutos. Sin embargo, las conversaciones privadas de Trump con Kim duraron aproximadamente 50 minutos, convirtiéndose en una cumbre improvisada.

Cuando Trump salió de la reunión, anunció que él y Kim habían acordado formar equipos para reiniciar las conversaciones a nivel de trabajo.

“Se reunirán en las próximas semanas e iniciarán un proceso y veremos qué sucede”, dijo Trump. “La velocidad no es el objetivo … queremos un acuerdo realmente completo y bueno”.

Es la tercera reunión entre Kim y Trump, luego de las reuniones en Singapur en junio pasado y en Vietnam en febrero. Aunque la cumbre de la DMZ despierta la esperanza de revivir las conversaciones nucleares, no está claro cuánto se avanzó.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se reúne con el líder norcoreano Kim Jong Un en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas, el domingo 30 de junio de 2019.

¿Progreso nuclear?

Trump anunció que su equipo de negociación continuaría siendo dirigido por Steve Biegun, el enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte. Dijo que Corea del Norte “también estaba poniendo a alguien a cargo a quien conocemos y nos gusta”, aunque no dio más detalles.

Después de la cumbre de Singapur, Trump también anunció que sus representantes pronto iniciarían las negociaciones a nivel de trabajo. Pero esas conversaciones pronto se rompieron por los desacuerdos sobre cómo acelerar el alivio de las sanciones con los pasos de Corea del Norte para desmantelar sus armas nucleares.

“Es donde estábamos hace unos 15 meses”, dice Vipin Narang, experto nuclear y profesor del Instituto de Tecnología de Massachusetts. “Un paso hacia adelante, dos hacia atrás. Pero este es un paso adelante”.

“Dado donde estuvimos la semana pasada, no es nada”, agregó.

Los desacuerdos entre EE.UU. y Corea del Norte siguen siendo enormes. No solo Corea del Norte no ha proporcionado una lista de sus sitios nucleares, sino que Washington y Pyongyang ni siquiera han estado de acuerdo en lo que significa la idea de desnuclearización.

En las últimas semanas, Corea del Norte expresó niveles crecientes de ira ante la negativa de los EE.UU. a relajar las sanciones. Trump prefiere un “gran acuerdo” en virtud del cual Corea del Norte se compromete a abandonar por completo sus armas nucleares antes de relajar las sanciones.

En sus comentarios públicos del domingo, ni Trump ni Kim dieron ninguna indicación de suavizar sus posturas.

“No había ninguna señal de que las dos partes estuvieran preparadas para abordar los problemas sustantivos subyacentes, como las diferencias sobre el alivio de las sanciones, que han hecho que la diplomacia sea tan difícil”, dice Mintaro Oba, exfuncionario del Departamento de Estado y especialista en Corea.

“A menos que los negociadores de nivel de trabajo tengan el mandato de probar enfoques nuevos y más constructivos para estos problemas, es difícil ver qué pueden lograr”, agrega.

El presidente de EE.UU. Donald Trump y el líder de Corea del Norte Kim Jong Un posan para una fotografía en el lado norcoreano de la zona desmilitarizada entre las dos Coreas, el domingo 30 de junio de 2019.

El presidente de EE.UU. Donald Trump y el líder de Corea del Norte Kim Jong Un posan para una fotografía en el lado norcoreano de la zona desmilitarizada entre las dos Coreas, el domingo 30 de junio de 2019.

Los funcionarios de Estados Unidos han dado señales mixtas sobre si están abiertos a un enfoque incremental, por el cual Pyongyang renunciaría a su programa nuclear en etapas a cambio de los pasos recíprocos de Washington.

¿Construyendo confianza o teatro?

Trump visitó el DMZ con el presidente surcoreano Moon Jae-in. Aunque los tres líderes no hicieron ninguna declaración pública juntos, aparecieron brevemente juntos antes de que Trump y Kim se reunieran para conversaciones privadas.

En una sesión informativa militar anterior con Moon en un puesto de vigilancia de DMZ, Trump dijo que la zona desmilitarizada solía ser “muy, muy peligrosa … pero después de nuestra primera cumbre, todo el peligro desapareció”.

Trump también defendió su política de Corea del Norte y criticó a los medios de comunicación que han cuestionado si debería reunirse con Kim, dado que las conversaciones con Corea del Norte están estancadas.

“Digo eso por la prensa, no aprecian lo que hemos hecho”, dijo Trump.

Si bien muchos advierten que la última cumbre se arriesgó a normalizar las relaciones amistosas con un dictador brutal, el presidente de Corea del Sur, Moon, dijo que la reunión fue un paso importante hacia la creación de confianza con Corea del Norte.

“Hemos dado un gran paso adelante”, dijo Moon. “A los coreanos se les ha dado esperanza gracias a hoy”.

Pero Bonnie Glaser, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que para Trump, pisar territorio de Corea del Norte podría no significar ningún cambio en la política.

Dijo que Trump se deleita en hacer cosas que ningún presidente ha hecho antes”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar