La policía en Hong Kong lanzó gases lacrimógenos y agua teñida de azul contra los manifestantes en favor de la democracia, el sábado. Las autoridades habían prohibido la manifestación después de los violentos enfrentamientos de la semana pasada, pero los manifestantes vestidos de negro salieron a las calles fuera del parlamento de todos modos.

Activistas y manifestantes se prepararon para un largo y tenso sábado, un día después de que la policía de Hong Kong reuniera a más de dos docenas de activistas por la democracia y prohibiera una marcha propuesta, mientras las autoridades buscaban aplastar un movimiento antigubernamental cada vez más agitado.

Los legisladores, activistas y líderes estudiantiles prominentes Joshua Wong y Agnes Chow fueron acusados el viernes de violar varias leyes de desorden público, una medida que los críticos llamaron un claro intento de desalentar a los partidarios y poner fin a la campaña de casi tres meses. Ambos fueron acusados en relación con el asedio del 21 de junio a la sede de la policía, cuando los manifestantes rodearon y destrozaron el edificio durante horas.

Activistas prodemocracia Agnes Chow y Joshua Wong, hablan con la prensa afuera de una corte de distrito en Hong Kong, el viernes 30 de agosto de 2019.

La policía también acusó a tres legisladores que favorecen la democracia, Au Nok-hin, Cheng Chung-tai y Jeremy Tam Man-ho.

Además, Andy Chan Ho-tin, un líder del pequeño movimiento de independencia de la ciudad, anunció a través de Facebook que había sido detenido el jueves en el aeropuerto de Hong Kong. Los informes dicen que fue detenido antes de abordar un vuelo y acusado de disturbios y agresión a un oficial de policía.

En otros lugares, otros activistas fueron acusados en relación con la decisión del 1 de julio de irrumpir en la legislatura.

Protesta "Oración por los Pecadores" en Hong Kong, el sábado 31 de agosto de 2019. Miles de manifestantes prodemocracia desafiaron una prohibición de la policía a la protesta, un día después que varios líderes activistas fueron arrestados.

Protesta «Oración por los Pecadores» en Hong Kong, el sábado 31 de agosto de 2019. Miles de manifestantes prodemocracia desafiaron una prohibición de la policía a la protesta, un día después que varios líderes activistas fueron arrestados.

Campaña por los derechos

Un esfuerzo por detener un proyecto de ley contencioso que permitiría extradiciones a China continental estalló en la primavera en una campaña masiva por los derechos democráticos.

Los partidarios de la democracia dijeron que la decisión del gobierno de arrestar a los activistas incomodará a los residentes que exigen elecciones democráticas y detendrá las acciones a veces violentas de la policía.

«Los arrestos masivos solo enojarán al público, ya que muchas personas simpatizan con los jóvenes activistas y han encontrado que sus esfuerzos en los últimos meses son una demostración de su amor por Hong Kong», dijo el legislador prodemocrático James To al South China Morning Post. Los arrestos «han dificultado la reconciliación».

12 semanas de protestas

Los residentes han marchado durante 12 fines de semana consecutivos, inicialmente para exigir que el gobierno retire el detestado proyecto de ley de extradición y, más recientemente, para buscar derechos de voto democráticos, un objetivo que se ha frustrado repetidamente en el territorio chino.

AManifestantes contra la ley de extradición están rodeados de gases lacrimógenos durante los enfrentamientos con la policía en Tsuen Wan en Hong Kong, el 25 de agosto de 2019.

AManifestantes contra la ley de extradición están rodeados de gases lacrimógenos durante los enfrentamientos con la policía en Tsuen Wan en Hong Kong, el 25 de agosto de 2019.

La frustración por la decisión del gobierno de ignorar las marchas masivas llevó a los participantes más jóvenes a organizar enfrentamientos cada vez más violentos con la policía. Su negativa a dispersarse y su uso de cócteles molotov, ladrillos y palos para luchar contra la policía llevó a los funcionarios a negar el permiso para marchas y manifestaciones, diciendo que los organizadores no podían garantizar que los eventos fueran pacíficos.

Con la prohibición a la protesta del sábado, los residentes comenzaron a invadir un concurrido distrito comercial y un parque infantil. A media tarde, la policía ordenó a los participantes que se fueran, diciendo que estaban en una concentración no autorizada. Los manifestantes discutieron marchar sin permiso hasta la oficina de enlace del gobierno chino en la isla de Hong Kong, la residencia de los representantes de Beijing en Hong Kong y el lugar de enfrentamientos violentos con la policía durante las últimas semanas.

A pesar de los meses de huelgas masivas, los funcionarios de Hong Kong y Beijing se han negado a aceptar cualquiera de las demandas de los manifestantes, que incluyen una investigación sobre las tácticas utilizadas por la policía.

Jefe ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, habla con periodistas en Hong Kong, el 27 de agosto de 2019.

Jefe ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, habla con periodistas en Hong Kong, el 27 de agosto de 2019.

Reuters y The New York Times informaron que los funcionarios de Beijing ordenaron a Carrie Lam, la jefe ejecutiva de la ciudad, rechazar las demandas de los manifestantes y no hacer concesiones. En cambio, Lam ha insinuado que el gobierno podría anunciar poderes de emergencia que podrían incluir la imposición de toques de queda y el cierre de Internet.

Tal movimiento probablemente provocaría las críticas del sector empresarial extranjero de la ciudad.

Los organizadores de la marcha prohibida del sábado, el Frente Civil de Derechos Humanos, cancelaron el evento luego de que fracasara el intento del grupo de revocar la prohibición. El grupo ha organizado tres de las reuniones masivas más grandes en la historia de la ciudad, todo desde junio, para detener la ley de extradición.

Eso ha convertido en un objetivo al convocante del grupo, Jimmy Shan, quien fue atacado el jueves por dos hombres que usaban bates y cuchillos, pero no resultó gravemente herido, según un miembro del campo de la democracia. El organizador de otra marcha prohibida en Yuen Long el mes pasado también fue atacado.

«Seguiremos apoyándonos con los hongkoneses y brindando apoyo legal a las personas arrestadas», publicó el Frente en su página de Facebook. «Por la presente, nos disculpamos nuevamente con todos los que esperan salir mañana a la calle sin correr el riesgo de sufrir consecuencias legales».

Los estudiantes de secundaria planean protestar el lunes. Pero a una coalición de grupos, incluido un sindicato importante, se le negaron los permisos de concentración para ese mismo día. Las autoridades policiales dijeron que los organizadores no podían garantizar la seguridad del público.