El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump dieron la bienvenida al primer ministro australiano Scott Morrison y su esposa, Jenny, a la Casa Blanca con una ceremonia militar llena de pompa en el césped sur el viernes por la mañana.

«Su respeto por Australia, señor presidente, su aliento personal y el ejemplo que brinda su pasión por lo que hace grande a Estados Unidos hace que la nuestra sea una conexión muy fácil», dijo Morrison a Trump.

Ambos líderes sostendrán conversaciones y realizarán una conferencia de prensa conjunta en la Sala Este de la Casa Blanca. Morrison también será invitado a almorzar en el Departamento de Estado.

Se espera que Trump y Scott Morrison discutan la seguridad y el comercio, ya que la creciente asertividad de China, especialmente en el Mar del Sur de China, rico en energía, ha generado preocupaciones dentro de la región y en Estados Unidos.

Cientos se reunieron bajo un cielo azul claro para la ceremonia de bienvenida mientras los niños agitaban banderas en miniatura de Australia y Estados Unidos. La ceremonia incluyó la interpretación de los himnos nacionales de ambos países por parte de la banda de la Infantería de Marina y un saludo de 19 cañonazos e inspección de tropas.

Morrison es solo el segundo líder mundial en recibir el alto honor diplomático de una visita de estado durante la administración Trump.

Durante la noche compartirán una opulenta cena de Estado bajo las estrellas en el jardín de las rosas con tonos de verde y oro en homenaje a los colores nacionales de Australia.

La primera dama reveló algunos detalles clave, pero retiene la lista de invitados y detalles sobre su vestido hasta justo antes de que comiencen las festividades.