Pánico, alegría, conmoción: Dan Piepenbring sintió todo esto cuando la superestrella, Prince, lo escogió para colaborar en sus primera memorias, luego vino el segundo impacto y “profunda tristeza ante la noticia de la muerte” mientras el libro estaba en sus primeras etapas.

Aunque el proyecto se vio sumido en el caos cuando Prince murió el 21 de abril de 2016 de una sobredosis accidental de drogas, sus herederos dieron luz verde al proyecto, permitiendo que Piepenbring y su equipo editorial tuvieran acceso gratuito a las mejores piezas del cantante, reseña la agencia The Associated Press.

Ahora, la muy esperada colaboración, «The Beautiful Ones», está lista para que los fanáticos de Prince la lean mientras muchos continúan llorando, impulsando al periodista de 33 años a ser el centro de atención para explicar cómo lo resolvió todo.

“Había una sensación, incluso desde el principio, de que esto realmente no podría estar sucediendo”, dijo Piepenbring a la agencia AP sobre su participación en la escritura e investigación.

“Había una sensación de alegría, creo, ante la posibilidad de conocer a alguien que yo tenía en tan alta estima, alguien cuya música había sido la banda sonora de la mayor parte de mi juventud», dijo el escritor.

El libro publicado el martes por Spiegel & Grau no incluye noticias-bomba, aunque Prince quería proporcionar algunas.

La última conversación del binomio fue solo cuatro días antes de que Prince muriera. Se centró en sus padres y las influencias conflictivas en su vida. Su padre, John L. Nelson, era un músico de jazz disciplinado y temeroso de Dios con un temperamento explosivo. Su madre, Mattie Della Shaw, era una chica fiestera hermosa y divertida, con una racha terca e irracional, y un estilo astuto, como Prince escribió:

“Ella gastaba los pocos dólares que la familia tenía para sobrevivir en la fiesta con sus amigos, luego entraba en mi habitación, ‘tomaba prestado’ de mi dinero personal”, ironizaba.

La naturaleza tumultuosa de la relación de sus padres tuvo un impacto duradero en la fugaz estrella del pop.