A menudo utilizamos la expresión  “dar una segunda vida” para referirnos a la gestión responsable de nuestros residuos,  siendo quizás una de las situaciones donde esta afirmación cobra un mayor fundamento, la fabricación de prótesis veterinarias a partir de residuos domésticos.

Es precisamente en este campo, donde los hermanos Daniel e Iván Lobato, arquitecto y ambientólogo de profesión, están desarrollando una experiencia piloto, para abaratar el coste de prótesis caninas, aplicando los fundamentos de la economía circular, es decir, recuperación de materias primas y ecodiseño.

El origen del proyecto surge un día de playa, cuando ambos investigadores observan el caso cercano de una mascota que pese a contar con una prótesis, al tratarse de un modelo tubular, se clavaba en la arena, imposibilitando una de las que hasta el momento de la amputación habían resultado ser una de las actividades favoritas del perro. Bajo supervisión veterinaria, a partir de un molde del muñón, modelaron una botella con una pistola de calor, para sacar un soporte al que adherir una pelota de tenis, consiguiendo así, una solución de bajo coste con muy buenos resultados de adaptación y movilidad.

A raíz de esta primera experiencia, corroboran, que pese a tratarse de un producto bastante caro (700-1000 €) tanto los materiales, como las formas ergonómicas de los envases son equivalentes a los empleados en las prótesis convencionales, por lo que abren una nueva vía de investigación para desarrollar prótesis con pies intercambiables, de tal manera que se pudieran probar diferentes modelos para comprobar cual se ajusta mejor a las características de cada perro en particular (actividad, entorno, peso…) o escenarios de uso (playa, asfalto…).

Consideran que, siempre en centros con control veterinario, como pueden ser refugios de mascotas, esta solución de bajo coste, puede ser una alternativa, tanto para la preparación y elección de la prótesis definitiva, como para aquellos casos que por limitación económica, la compra de prótesis convencionales no sea una posibilidad, aunque siempre recalcando la necesidad de un control y seguimiento veterinario. 

En este momento, el proyecto se encuentra en fase de prototipado, trabajando en guanteletes elaborados con plantillas deportivas por la transpirabilidad y la absorción de impactos del material para el encaje de la prótesis y con diferentes envases y superficies de apoyo para imitar a las prótesis convencionales, siendo su intención la elaboración de tutoriales y planos de libre acceso, para que aquellos centros u ONG con casos de amputación, puedan producir de forma gratuita las prótesis en sus propias instalaciones.

Es por ello, que piden la colaboración de propietarios de mascotas con prótesis veterinarias, para conocer cuáles son las dificultades que han experimentado en su día a día, con objeto de darles solución, abriendo una vía de comunicación en el correo [email protected] para recibir sus sugerencias.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios