El líder supremo de Irán respaldó el domingo una decisión del gobierno de aumentar los precios del combustible que provocó protestas mortales durante el fin de semana.

El ayatolá Ali Khamenei culpó a «matones» por dañar la propiedad en protestas que dejaron al menos dos personas muertas. Sus comentarios se producen cuando el gobierno cierra Internet en Irán en un intento por sofocar las protestas por el aumento de los precios de la gasolina establecidos por el gobierno en un 50%.

En un discurso televisado a la nación, Khamenei dijo que «algunos perdieron la vida» sin dar más detalles.

Las protestas ejercen una presión renovada sobre el gobierno de Irán mientras lucha por superar las sanciones de Estados Unidos que estrangulan al país después de que el presidente Donald Trump retiró unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo nuclear de Teherán con las potencias mundiales.

Aunque en gran parte pacíficas, las manifestaciones se convirtieron en violencia en varios casos, con videos en línea que pretendían mostrar a los oficiales de policía disparando gases lacrimógenos contra manifestantes y multitudes que prendían fuego.

Las manifestaciones tuvieron lugar en más de una docena de ciudades en las horas posteriores a la decisión del presidente Hassan Rouhani el viernes temprano de recortar los subsidios a la gasolina para financiar los subsidios para los pobres de Irán.

La gasolina en el país sigue siendo una de las más baratas del mundo, con los nuevos precios subiendo a un mínimo de 15,000 riales por litro de gas, un 50% más que el día anterior. Eso es 13 centavos por litro, aproximadamente cinco veces más bajo que el costo de la gasolina en Estados Unidos en comparación.