Suelo radiante. Imagen: Studiovin Shutterstock

La calefacción por suelo radiante es una tecnología alternativa para la calefacción que sirve para sustituir a los clásicos radiadores. Hoy conoceremos sus principales ventajas y desventajas.

La calefacción por suelo radiante es un sistema de tuberías por el que circula el agua caliente. Permite que las habitaciones de una vivienda mantengan una temperatura constante.

La tubería está empotrada en el suelo. Puede ser colocada en todo tipo de suelos, ya sea suelo flotante, madera, piedra, vinilo o moqueta.

El sistema requiere una caldera de gas o pellets para calentar el agua y hacerla circular. Este equipo requiere de un mantenimiento mínimo de forma regular.

Cada habitación requiere de la colocación de un termostato que sirve para controlar la circulación del agua en las tuberías. Estos aparatos permiten que la temperatura ambiente en la habitación sea la óptima.

Es recomendable para edificios nuevos. No se recomienda para reformas ya que este sistema de calefacción eleva la altura del suelo en centímetro y medio. Además, puede requerir cortar las puertas, quitar el suelo, entre otras incomodidades.

Instalación suelo radiante. Imagen: Wolfgang Filser Shutterstock

¿Cómo funciona el sistema de suelo radiante?

Se basa en la inercia térmica, ya que calienta el suelo para que a su vez este caliente el aire de la vivienda (de abajo hacia arriba).

Ventajas de la calefacción por suelo radiante.

  • Tiene bajo consumo eléctrico.
  • La calefacción es más uniforme.
  • Al no usar el radiador convencional, permite más espacio libre en las habitaciones.
  • Es cómoda y segura.
  • Es fácil de instalar en nuevas viviendas.

El sistema funciona con agua caliente a baja temperatura (35 °C). Funciona también con aerotermia y geotermia, es decir, está diseñada para trabajar con equipos a bajas temperaturas.

Desventajas de la calefacción por suelo radiante.

A veces, el agua que se envía al suelo puede tener una temperatura muy elevada, lo que puede generar molestias en los pies.

Es una instalación que no está al acceso de todas las personas. Suele ser costosa y requiere que la propiedad sea nueva, dado los inconvenientes que genera si el edificio necesita remodelación.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios