Hay muchas críticas a los vehículos eléctricos en general, y una de ellas es el pensamiento de que los vehículos eléctricos necesitan grandes cantidades de agua para producir el litio de sus baterías. Esta idea, según el Dr. Maximilian Fichtner, director del Instituto Helmholtz de Almacenamiento de Energía Electroquímica en Alemania, no es del todo exacta.

En una conversación reciente con Tagesspiegel Background, el experto en baterías afirmó que la producción de baterías para coches eléctricos no es tan extrema como lo que sugieren los críticos.

Para producir el litio necesario para una batería de 64 kWh, por ejemplo, Fichtner explicó que se evaporan unos 3.840 litros de agua según los métodos de cálculo habituales. Esto es aproximadamente comparable a la producción de 250 gramos de carne de res, 30 tazas de café, o un par de jeans, según el investigador.

Fichtner declaró que incluso antes de que los coches eléctricos se hicieran populares, el litio ya se usaba en grandes cantidades en muchos procesos industriales y químicos. Las baterías de iones de litio también se usan ampliamente en dispositivos móviles, que hoy en día son universalmente aceptados.

Siempre me sorprende que el público nunca hable del litio en los ordenadores portátiles o teléfonos móviles, pero de repente es un problema con el coche eléctrico.

Dr. Maximilian Fichtner, director del Instituto Helmholtz.

Pero el consumo de agua que implica la producción de litio para baterías de coches eléctricos es sólo la punta del iceberg. Fichtner estima que un paquete de 64 kWh es probable que se encuentre en medio de varias variantes del Tesla Model 3, cuyas versiones de largo alcance pueden superar fácilmente los 450 km de autonomía por carga. Si se deduce que una batería de coche eléctrico puede durar de forma óptima unos 2.000 ciclos de carga completos, esto podría equivaler a una distancia total de unos 900.000 km.

Teniendo esto en cuenta, parece que las baterías de iones de litio de Tesla son en realidad menos contaminantes que otras cosas cotidianas como el bistec o las 30 tazas de café mencionadas anteriormente, ya que tienen el potencial de permanecer en servicio durante mucho tiempo. Después de todo, unos 2.000 ciclos de carga equivaldrían probablemente a años de uso medio de un coche eléctrico.

Compañías como Tesla están trabajando duro para mejorar sus baterías. Los ejecutivos de Tesla, como el CEO Elon Musk y Jerome Guillen, han insinuado que las baterías de Tesla siempre están evolucionando. Fichtner espera que las baterías de los coches eléctricos tengan una vida útil media de 3.000 ciclos para 2025, lo que haría que las baterías de los vehículos eléctricos sean aún más respetuosas con el medio ambiente.

Otro tema delicado en torno a la producción de baterías: el cobalto.

El cobalto tiene una reputación muy negativa debido a las abominables condiciones de las minas de cobalto en zonas como el Congo. Afortunadamente, muchos fabricantes de automóviles se han comprometido desde entonces a obtener el cobalto usado en sus vehículos eléctricos de áreas que cumplen con normas estrictas. Tesla hace esto y más, con el fabricante de coches eléctricos intentando desarrollar baterías sin cobalto en un futuro próximo.

Por ahora, los fabricantes de coches eléctricos están en un juego de reducción de cobalto, o sustituirlo por otros materiales, y en este sentido, Tesla tiene una notable ventaja. Las baterías utilizadas en el bien recibido ID.3 hatchback de Volkswagen, por ejemplo, contienen entre un 12 y un 14% de cobalto. El Tesla Model 3, por otro lado, sólo tiene alrededor del 2,9% de cobalto a partir de 2018. Fichtner predice que si las cosas van bien, las baterías sin cobalto podrían entrar en el mercado ya en 2025.

EcoInventos Telegram
Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios