----------------------------------------------------------------------------------------------------

Foto: Nature Conservancy/Mark Graham.

Los árboles son fundamentales y necesarios para las grandes urbes. Aumenta la calidad de vida de sus ciudadanos a muy bajo coste.

La mayoría de la población mundial reside en ciudades y en todas ocurre el fenómeno conocido como efecto de isla de calor urbano. La iluminación, el tráfico, el asfalto, el metro y otras muchas variables, aumenta la temperatura de una ciudad hasta en 3°C o más que en el campo circundante.

El árbol urbano es de vital importancia para las ciudades. Su presencia sirve para embellecer las avenidas, proporcionar sombra e incluso puede llegar a aumenta el valor de las propiedades.

A medida que la población aumenta, se incrementarán las temperaturas. Este hecho, aunado con los efectos del cambio climático, obliga a los urbanistas a diseñar soluciones a bajo coste, fácilmente replicables y con resultados prácticos en el corto o medio plazo.

Plantar árboles permite la absorción de carbono atmosférico. En una zona con dos o más árboles, la temperatura baja en un promedio de 3,5°C.

Oak Cliff, un ejemplo de reforestación urbana.

En un suburbio de Dallas, como en muchas otras ciudades del mundo, las zonas de bajos ingresos disponen de pocas áreas recreativas en sus barrios.

Tres organizaciones se unieron para cambiar esa situación. Texas Nature Conservacy, Trust for Public Land y Texas Tree Foundation se propusieron reforestar los barrios.

Foto: Texas Tree Foundation.

Estudiaron las temperaturas de verano y descubrieron que las zonas más calientes podrían llegar a 100ºC. Plantando árboles, pueden reducir la temperatura en 15ºC los días más calurosos.

Crearon un mapa donde tomaron en cuenta variedad de factores, incluso la incidencia del asma. Después de varias reuniones, decidieron revitalizar el vecindario Oak Cliff.

Foto: Nature Conservancy

Con el apoyo de voluntarios, sembraron 500 árboles y tienen programado sembrar 500 más. Con esta acción se espera obtener los siguientes beneficios:

  • Mejorar los problemas de salud como el asma.
  • Reducir la huella de carbono.
  • Embellecer el vecindario.
  • Ralentizar el tráfico.

Absorber óxido de nitrógeno, amoniaco, dióxido  de azufre y ozono.

La población de 2016 de Oak Cliff se estima en 275.381 personas y se espera que incremente en un 5,4 % en los  próximos cinco años. El tamaño promedio del hogar es 3 y el  27.5% de las familias viven por debajo del umbral de pobreza.

A medida que las ciudades se calientan, el verano en Nueva York podría ser similar a Juárez. Por eso cada día más urbes se suman a la propuesta de plantar árboles.

EcoInventos Telegram
Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios