----------------------------------------------------------------------------------------------------

Kent Peterson es un ciclista americano que documenta sus experiencias en su blog personal. Una de sus entradas más interesantes está relacionada con la construcción de un sistema fotovoltaico para la carga de una bici eléctrica.

Kent tiene una bicicleta eléctrica y se propuso diseñar un sistema fotovoltaico para el cobertizo donde la guarda. Para lograr su objetivo, seleccionó un panel de 100 vatios. Como vive en Oregón y llueve mucho, su panel daba una tensión máxima de 18 voltios.

El problema era en que no era suficiente para cargar su bicicleta eléctrica. La ebike, Sparky, funciona con una batería de iones de litio de 36 V y 12,5 A.

El cargador de pared de Sparky se conecta a un tomacorriente estándar de 120 V de CA de Estados Unidos y da 42 V de CC a 2 A, por lo que da 84 vatios en una hora. Para cargar completamente Sparky de 450 vatios se necesitan unas cinco horas y media si se enchufa en la pared.

¿Cómo funciona el sistema fotovoltaico para cargar una ebike?  

El primer paso era aumentar la tensión del panel solar a 42 V. Su primera idea era conseguir un controlador de impulso. Se trata de un dispositivo que toma una entrada de voltaje variable y lo eleva a un voltaje constante.

Consiguió un modelo chino por ebay. El aparato usa algoritmos avanzados de software para conseguir la máxima potencia de los paneles fotovoltaicos. Mejora la corriente de carga y generación de energía.

Una vez superado el primer problema, pensó en añadir una batería de almacenamiento intermedio al sistema. Consiguió a través de internet una pequeña unidad integrada de batería inversor de Power Bank.

El equipo de Power Bank dice cuanta energía está generando el panel y cuanta energía se ha almacenado. Dispone también de un medidor de potencia de 4 LEDs y circuitos integrados que le permiten obtener energía directamente del panel solar.

Cinco minutos después de instalar el panel solar en el techo de mi cobertizo para bicicletas, comenzó a llover. Como era abril en Oregon, la lluvia no fue un evento inusual o imprevisto y de hecho los siguientes cinco días fueron lluviosos y en su mayoría nublados. Pero incluso en esos días húmedos mi sistema solar logró generar suficiente energía no sólo para cargar mi e-bike, sino también mi teléfono, la tableta Android y las baterías de la radio. Después de esa primera semana, supe que había creado un sistema que funcionaba. No es lujoso ni particularmente elegante, pero hace el trabajo.

Kent Peterson.

Si quieres más información y detalles técnicos puedes visitar: kentsbike.blogspot.com

EcoInventos Telegram
Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios