Corea del Norte arremetió contra Estados Unidos por cuestionar su historial de derechos humanos el sábado, diciendo que las «palabras maliciosas» de Washington solo agravarían las tensiones en la Península Coreana, informó la agencia estatal de noticias KCNA.

La declaración de KCNA, atribuida a un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, advirtió que si Estados Unidos se atreviera a cuestionar el sistema de gobierno del Norte al citar problemas de derechos humanos, «pagaría caro».

La Asamblea General de las Naciones Unidas condenó el miércoles las violaciones «duraderas y continuas» de los derechos humanos de Corea del Norte en una resolución anual patrocinada por docenas de países, incluido Estados Unidos, que el enviado de Pyongyang a la ONU rechazó.

La declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte es la primera desde que el enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Stephen Biegun, instó públicamente a Pyongyang el lunes a regresar a las conversaciones. No ha habido respuesta directa de Corea del Norte a la súplica de Biegun.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo el viernes que mantiene la esperanza de que Estados Unidos pueda reiniciar la diplomacia con Corea del Norte, ya que el reloj se acerca a la fecha límite de fin de año declarada por Corea del Norte para nuevas concesiones estadounidenses en conversaciones sobre su arsenal nuclear.

Corea del Norte ha pedido reiteradamente a Estados Unidos que abandone su «política hostil» antes de más conversaciones.

Pero la tensión ha aumentado en las últimas semanas cuando Pyongyang realizó una serie de pruebas de armas y libró una guerra de palabras con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Algunos expertos dicen que el estado solitario puede estar preparándose para una prueba de misiles balísticos intercontinentales que podría ponerlo nuevamente en un camino de confrontación con Estados Unidos.