El Kremlin dijo este lunes que tomará represalias contra sanciones impuestas por Estados Unidos a un nuevo gasoducto en construcción entre Rusia y Alemania.

El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó la semana pasada una ley que sanciona a individuos y compañías involucradas en la construcción del gasoducto Nord Sream 2, que atravesaría el Mar Báltico desde Rusia hasta Alemania.

Las sanciones obligaron a cancelar el sábado las obras. Una compañía suiza que opera los barcos que transportan las secciones del gasoducto suspendió sus operaciones.

El portavoz del gobierno ruso, Dimitri Peskov, dijo este lunes que Rusia tomará medidas de “reciprocidad” por las sanciones.

Peskov dijo a los reporteros que el Kremlin aún espera completar el proyecto Nord Stream 2, pero declinó decir una fecha.

Se esperaba que el gasoducto comenzara a funcionar en el primer semestre de 2020.

Estados Unidos ha sido un abierto crítico del gasoducto, que permitiría a Rusia transportar gas natural a través de 1.200 kilómetros directamente hacia Europa, sin pasar por Ucrania.

El argumento es que el gasoducto aumentaría la dependencia energética de Europa con Rusia.

El gobierno alemán, por su parte, lamentó las sanciones estadounidenses y las consideró una interferencia en sus asuntos internos, pero la canciller Angela Merkel dijo la semana pasada que Alemania no tomará represalias.