Las acciones asiáticas y los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos se desplomaban el miércoles, mientras que el oro y el petróleo subían con fuerza después de que Irán disparó cohetes contra una base aérea iraquí que alberga a fuerzas militares de Washington.

Los ataques con misiles de Irán contra las bases aéreas de Ain Al-Asad y Erbil, en Irak, ocurrieron el miércoles por la madrugada después del funeral de un comandante iraní, que murió en un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos, lo que ha provocado temor a una guerra abierta en Oriente Medio.

En las operaciones de la mañana, el índice amplio MSCI de acciones de Asia Pacífico fuera de Japón perdía un 0,5%. El referente bursátil japonés Nikkei caía un 2,5% y las acciones australianas perdían un 1%.

El petróleo estadounidense se disparaba un 4,42% a 65,47 dólares por barril.

“Hemos pasado de preguntarnos por la forma en que Irán responderá a anticipar la pronta respuesta de Estados Unidos (…) ya que las fuerzas militares estadounidenses en la región están en un estado de alerta y probablemente se preparan para la guerra”, dijo Stephen Innes, estratega de AxiTrader.

La corriente vendedora de activos de riesgo estuvo acompañada por fuertes caídas de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, porque los inversores buscaban refugio.

Los bonos del Tesoro de referencia a 10 años ofrecían un rendimiento de un 1,7188%, más de 10 puntos menos que el cierre de un 1,825% del martes.

La búsqueda de seguridad y una caída del dólar contribuía a una fuerte alza del oro, que se disparaba un 1,91% a 1.603,93 dólares por onza.