Un avión ucraniano explotó poco después del despegue del aeropuerto de Teherán, este miércoles, sin ningún superviviente entre las 176 personas que iban a bordo. El informe inicial atribuye este incidente a una falla del motor.

Los escombros y las piezas del motor se esparcieron por un área de 10 kilómetros del aeropuerto de Imam Khomeini al tiempo que los equipos de rescate ahí desplazados recuperaban los cuerpos de las víctimas.

La embajada de Ucrania en Irán, citando información preliminar, señaló que el el vuelo PS752 a bordo de un Boeing 737 sufrió una falla del motor y que el accidente no se debió a un acto terrorista.

Se descarta que el accidente del vuelo PS752 cerca del aeropuerto de Teherán se deba a un acto terrorista (Foto: Reuters)

Por su lado, la compañía aérea Ukraine International Airlines (UIA) afirmó que estaba haciendo todo lo posible para confirmar las causas de la explosión. La investigación también se ha abierto a la empresa Boeing, encargada de su construcción, además de las autoridades ucranianas e iraníes.

Es el primer accidente fatal de la aerolínea con sede en Kiev.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, afirmó que todas las personas que iban a bordo han muerto. “Mis sinceras condolencias a los familiares y amigos de todos los pasajeros y a la tripulación”, indicó en un comunicado.

“El incendio es tan grande que no podemos proceder a hacer ningún rescate, (…) tenemos 22 ambulancias, cuatro grandes ambulancias y un helicóptero”, afirmó Pirhossein Koulivand, jefe de los servicios de emergencia de Irán, en declaraciones a la televisión estatal iraní.

Tanto el primer ministro de Ucrania y como fuentes de la televisión estatal iraní dijeron que 167 pasajeros y nueve miembros de la tripulación iban a bordo de la aeronave.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Vadym Prystaiko, indicó que entre las víctimas había 82 de Irán, 62 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, 3 alemanes y 3 británicos. La mayoría de los pasajeros estaban en tránsito, según confirmó la propia aerolínea.

Parte de los restos del avión que se estrelló este miércoles en Teherán (Foto: Reuters)

Parte de los restos del avión que se estrelló este miércoles en Teherán (Foto: Reuters)

Los medios iraníes citaron a un funcionario de aviación local indicando que el piloto no declaró la emergencia.

La televisión iraní explicó que el accidente se debió a problemas técnicos no especificados. La emisora estatal IRIB dijo en su sitio web que se había encontrado una de las dos cajas negras del avión, la grabadora de datos del vuelo y la grabadora de voz de la cabina.

El avión que se estrelló era un Boeing 737-800NG, construido hace 3 años, que se dirigía a Kiev.

“El último mantenimiento programado de la aeronave tuvo lugar el 6 de enero de 2020”, dijo la aerolínea.

Un portavoz del fabricante afirmó que estaba recopilando más información.

El 737-800 es uno de los modelos más volados del mundo y cuenta con un buen historial de seguridad. Además, no tiene el software implicado en los accidentes del 737 MAX, que Boeing dejó de utilizar en marzo después de dos accidentes en los que murieron 346 personas.

Los motores del 737-800 están fabricados por CFM International, una empresa estadounidense-francesa propiedad de General Electric y Safran.

Las autoridades confirmaron que no hay ningún superviviente entre las 176 personas que iban a bordo (Foto: Reuters)

Las autoridades confirmaron que no hay ningún superviviente entre las 176 personas que iban a bordo (Foto: Reuters)

Las aeronaves modernas están diseñadas y certificadas para hacer frente a una falla del motor poco después del despegue y para volar durante períodos prolongados con un solo motor. Sin embargo, una falla incontenible del motor al liberar metralla puede causar daños a otros sistemas de la aeronave.

Según las normas internacionales supervisadas por las Naciones Unidas, Irán es responsable de liderar la investigación del choque.

Ucrania estaría involucrada y Estados Unidos generalmente estaría acreditado ya que es el país donde se diseñó y se construyó el avión. Francia, donde CFM tiene la mitad de sus actividades, también puede participar.

Con las relaciones de tensión entre Washington y Teherán, se desconoce si la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (NTSB por sus siglas en inglés) estaría involucrada en la investigación.

Generalmente, la NTSB invita a Boeing a brindar asesoramiento técnico en tales investigaciones.