El presidente iraní Hassan Rouhani llamó a la “unidad nacional” este miércoles después de una erupción de protestas por el derribo de Irán de un avión de Ukrainian International Airlines.

Irán inicialmente dijo que problemas mecánicos causaron la caída del vuelo comercial, pero días después admitió que el personal militar iraní derribó por error el avión, matando a las 176 personas a bordo.

La revelación provocó días de protestas en Irán donde la gente expresó su enojo hacia los líderes del país.

En una declaraciones transmitida en vivo por la televisión estatal, Rouhani indicó que “si hubo un retraso” por parte de los militares para revelar información sobre el desastre, “dejen que se disculpen”.

El líder iraní también pidió una completa explicación de la catástrofe y citó la necesidad de cambios sobre la manera en que el gobierno iraní dirige el país.

Rouhani también pidió a funcionarios electorales abstenerse de prohibir a potenciales candidatos políticos que busquen cargos en las elecciones generales del 21 de febrero. Todos los candidatos actualmente son examinados por un monitor constitucional para determinar su lealtad al país.

«La gente es nuestro amo y nosotros somos sus sirvientes”, afirmó Rouhani después de una reunión con el gabinete. “Los sirvientes deben dirigirse al dueño con modestia, precisión y honestidad”.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, también se refirió a las recientes protestas.

“Las últimas noches hemos tenido personas en las calle de Teherán protestando en contra del hecho de que se les mintió por un par de días”, indicó. “Esta fue una situación muy seria. Creemos que lo es, el hecho de que no fue revelado lo suficientemente rápido”.

Investigación del choque

El derribo del avión ocurrió horas después de que Irán disparara misiles a las fuerzas estadounidenses en Irak y estaba preparándose para un contraataque estadounidense que nunca llegó. El ataque con misiles de Irán, que no dejó víctimas, fue en represalia por lo que EE.UU. consideró como un ataque en defensa propia que mató al principal general iraní Qassem Soleimani en Bagdad el 3 de enero.

Entretanto, Ucrania dijo el miércoles que pidió a Irán entregar la grabadora de la cajas negras del avión ucraniano derribado la semana pasada.

En una declaración de la oficina del fiscal general ucraniano indica que está tomando todas las medidas necesarias para asegurarse que las grabaciones son correctamente descifradas y preservar toda la evidencia mientras los investigadores llevan a cabo su investigación del incidente.

Alexander Ruvin, director del Instituto de Investigación Científica de Ciencias Forenses de Kiev, afirmó a prensa ucraniana después de regresar de liderar el equipo de investigadores en Irán, que los especialistas iraníes llegarían a Kiev el miércoles, y que los analistas expertos comenzarían a examinar las grabaciones del vuelo el lunes.

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy ha dicho que él y Rouhani acordaron que expertos de ambos países trabajarían juntos, incluso para descifrar las cajas negras. Zelenskiy y el presidente francés Emmanuel Macron también acordaron tener especialistas franceses ayudando con ese trabajo.