El presidente Vladimir Putin propuso el miércoles cambiar la constitución de Rusia para dar prioridad a la legislación nacional sobre los tratados y resoluciones de los organismos internacionales en los casos en que contravengan la propia constitución rusa.

Putin aludió al tema durante el discurso sobre el estado de la nación. El asunto podría preocupar a los defensores de los derechos en Rusia, un país donde cientos apelan cada año ante tribunales en el extranjero, como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Todos buscan la justicia que dicen que se les ha negado en su nación.

Rusia actualmente pone el derecho internacional por encima de su propia legislación.

Putin dijo que Rusia no debería tener que implementar resoluciones que están fuera de sintonía con la propia constitución del país o que implican infringir los derechos de las personas dentro de Rusia.

«Realmente creo que ha llegado el momento de introducir ciertos cambios en la ley principal del país que garantizarán directamente que la constitución rusa sea la prioridad en nuestro espacio legal», dijo Putin.

El mandatario agregó: «Esto significa que las demandas de la legislación y los tratados internacionales, y también las decisiones de los organismos internacionales solo pueden aplicarse al territorio de Rusia cuando no implican la restricción de los derechos y libertades humanos y ciudadanos, y no contradicen nuestra constitución».