Los medios estatales iraníes han dado una visión distorsionada de la cobertura de las noticias occidentales sobre un raro sermón público del líder supremo de Irán Ali Khamenei ignorando cómo los medios occidentales destacaron las deficiencias percibidas en sus respuestas a los problemas internos.

El ayatolá Ali Khamenei dirigió las oraciones de los viernes en Teherán por primera vez desde 2012, dando un sermón en la Gran Mezquita de la capital. Desde hace mucho tiempo, el líder supremo ha limitado tales sermones públicos en tiempos de crisis.

En su discurso, Khamenei criticó duramente a Estados Unidos y sus aliados europeos, Gran Bretaña, Francia y Alemania. Tildó a los líderes estadounidenses de “payasos” por profesar estar con el pueblo de Irán mientras en la práctica buscaban “apuñalar” a los iraníes en la espalda con una “daga envenenada”.

El discurso de Khamenei se produjo dos semanas después de que Estados Unidos llevara a cabo lo que llamó un ataque de autodefensa que mató a su máxima autoridad, el general Qassem Soleimani, en el aeropuerto de Bagdad. En sus comentarios, Khamenei acusó a Estados Unidos de participar en un acto “terrorista” al matar a Soleimani, que dirigió la Fuerza Quds de Irán y a quién Estados Unidos había designado como jefe de una organización terrorista que mató a cientos de tropas estadounidenses en Irak, además de dirigir al poder a milicias para luchar contra los aliados de Estados Unidos en la región.

El líder supremo iraní también denunció a Gran Bretaña, Francia y Alemania a los que se dirigió como lacayos estadounidenses después de que decidieran esta semana activar un mecanismo de resolución de disputas en su acuerdo nuclear de 2015 con Irán, un posible paso para unirse a Estados Unidos en la reimposición de sanciones económicas a Teherán.

Khamenei expresó su pesar por el derribo del avión de pasajeros ucraniano por parte de las fuerzas iraníes que lo confundieron con una amenaza enemiga poco después de que despegara de Teherán el pasado 8 de enero. Horas antes, sus fuerzas habían disparado misiles contra las tropas estadounidenses en Irak como represalia por el asesinato de Soleimani y se habían preparado para un contraataque estadounidense. Sin embargo, ninguna fuerza estadounidense murió en el ataque con misiles iraníes, y Washington no respondió.

Los tres días posteriores a este accidente, en el que murieron las 176 personas que iban a bordo, los funcionarios iraníes insistieron en que no fue su culpa a pesar de que los medios occidentales y los funcionarios que citaron fuentes de inteligencia confirmaron que fue un misil el que derribó el avión. Las autoridades reconocieron más tarde que no fue una falla técnica lo que causó el accidente, sino un error del ejército iraní. Eso acabó enojando a cientos de iraníes que se unieron durante cuatro días a protestas antigubernamentales en Teherán y en otras ciudades.

“El accidente aéreo fue una amarga tragedia que quemó nuestro corazón”, señaló Khamenei en su sermón. Sin embargo, no se disculpó por las declaraciones falsas iniciales de su gobierno sobre el accidente y criticó a quienes se unieron a las protestas antigubernamentales por no representar al pueblo iraní.

Destacadas agencias de noticias occidentales tuvieron una amplia cobertura del extraño sermón público de Khamenei.

Los medios de comunicación estatales iraníes Fars News Agency e ISNA publicaron resúmenes de los informes de noticias occidentales, destacando sus referencias a las fuertes denuncias de Khamenei sobre los poderes estadounidenses y europeos. Fars e ISNA también citaron a las agencias de noticias occidentales señalando el gran tamaño de la audiencia de Khamenei, con miles de personas hacinadas en la mezquita para el sermón.

Sin embargo, una revisión de la edición versa de la Voz de América de los artículos del sermón de Khamenei publicadas por las ocho agencias de noticias occidentales citadas por Fars e ISNA, encontró que los dos medios de comunicación estatales iraníes ignoraron varios elementos clave de la cobertura de noticias occidentales.

Por ejemplo, Fars evitó mencionar que un informe de Reuters dijo que Khamenei no se disculpó directamente por el desastre del avión. “En las redes sociales, algunos iraníes reaccionaron con enojo” a la falta de una disculpa, reza el informe.

En otro ejemplo, ISNA no mencionó que The New York Times expusiera que Khamenei “ofreció solo condolencias escasas” a las familias que perdieron víctimas en el accidente aéreo y descartó a los manifestantes antigubernamentales como “títeres de Estados Unidos”. El artículo de NYT también señaló que Irán “coreografió” el sermón del viernes transportando a escolares, funcionarios y files de las provincias vecinas “para presentar una imagen de poder y unidad”.

“Cuando se trata de informar un discurso importante del líder supremo, no es sorprendente ver que ha habido un intento de elegir partes de cobertura en los medios internacionales que sean positivas o neutrales y dejar de lado las partes negativas”, afirmó el periodista de BBC Morning Shayan Sardarizadeh, un exempleado de medios estatales iraníes, en declaraciones a la VOA Persa.

“Los informes sobre los puntos de vista y los discursos de Khamenei casi siempre son totalmente de apoyo”, indicó Sardarizadeh. “Sería muy inusual ver a los medios estatales resaltar cualquier crítica al líder supremo incluso en tiempos normales, y mucho menos ahora. Pero Khamenei es una de las pocas personas sobre las que todos los medios en Irán tienden a ser muy cautelosas y selectiva en sus informes”.

Artículo publicado originalmente por el servicio persa de la Voz de América.