BlackRock San Francisco. Imagen: David Tran Photo – Shutterstock.

La mayor compañía de inversiones del mundo ha anunciado su intención de convertirse en un actor activo en la transición energética y la lucha contra la crisis climática.

Un nuevo cambio de rumbo en el mundo de las finanzas y la inversión en combustibles fósiles. BlackRock, la compañía de inversiones más grande del mundo, ha anunciado que pondrá la sostenibilidad en el centro de sus futuras políticas financieras.

En una carta a los directores generales, el fundador Larry Fink explicó cómo la emergencia climática está cambiando drásticamente la forma en que los inversores ven las perspectivas a largo plazo de las empresas individuales. “La conciencia está cambiando rápidamente“, escribió Fink, “y creo que hemos llegado a un punto de reestructuración de todas las finanzas.”

Una afirmación que en sí misma marca un cambio de dirección significativo, teniendo en cuenta que sólo el año pasado, en su carta anual de 2019, el propio Fink había explicado elocuentemente que su principal deber era “ganar dinero con los clientes“.

El nuevo año parece haber comenzado bajo unos objetivos diferentes. Para 2020 la empresa ha identificado nuevas políticas financieras, incluyendo una clara reducción de la inversión en combustibles fósiles procedentes del carbón.

BlackRock – continúa la carta – no se considera un observador pasivo en la transición a la baja emisión de carbono. Creemos que tenemos una responsabilidad significativa – como proveedores de fondos indexados, como fideicomisarios y como miembros de la empresa – en la transición energética“. y en una carta separada dedicada a sus clientes ha prometido que aumentará el número de versiones “sostenibles” de sus productos financieros.

Sin embargo, dado que la cartera de acciones de BlackRock también incluye algunos de los principales productores de petróleo como BP, Shell y ExxonMobil, entre otros, el anuncio de Fink desencadenó inmediatamente varios grupos ecologistas, escépticos de las verdaderas intenciones de la empresa.

En primera línea, entre ellos, la Rebelión de la Extinción, que inmediatamente acusó a la empresa de hipocresía y de lavado verde: “las empresas mineras y los principales contaminadores del mundo – comentaron los activistas de ER – no perderán el sueño. BlackRock sigue enredada en inversiones en combustibles fósiles, así como la principal financiadora de las empresas que destruyen la selva amazónica e ignoran los derechos de los nativos“.

Este punto de vista no es compartido por los analistas y otros grupos de presión ambientalistas que, por el contrario, acogieron con beneplácito el anuncio: “Poner el cambio climático en el corazón de nuestro negocio es la forma en que cada empresa debe responder a esta emergencia planetaria“, dijo Diana Best, estratega principal de Sunrise Project. “El hecho de que BlackRock comience su transferencia de capital de los combustibles fósiles, incluyendo la desinversión del carbón y la inversión en energías renovables en sus fondos, es un comienzo fantástico e inmediatamente eleva el listón para los competidores Vanguard y State Street Global Advisors.”

La carta de Fink llega unos días después a su respaldo formal a Climate Action 100+, un grupo de presión que pide a los principales contaminadores que reduzcan sus emisiones y “respondan al cambio climático“.

Más información: www.theguardian.com

EcoInventos Telegram
Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios