----------------------------------------------------------------------------------------------------

Tres bomberos estadounidenses murieron el jueves cuando un avión cisterna Hércules C-130 se estrelló mientras luchaba contra incendios forestales en la región de Snowy Monaro, en el estado de Nueva Gales del Sur, en el sur de Australia, dijeron las autoridades.

La primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, confirmó las muertes y el colapso en comentarios a los periodistas mientras Australia intenta lidiar con una temporada de incendios sin precedentes que ha dejado una gran franja de destrucción.

Coulson Aviation en el estado noroccidental de Oregón dijo en un comunicado que uno de sus grandes aviones cisterna C-130 Lockheed desapareció después de que salió de Richmond, Nueva Gales del Sur con un retardador para una misión de combate al fuego. Indicó que el accidente fue «grande» pero tenía pocos detalles.

«Lo único que tengo de los informes de campo es que el avión se cayó, se estrelló y hubo una gran bola de fuego asociada con ese accidente», dijo el Comisionado del Servicio de Bomberos Rurales, Shane Fitzsimmons.

Dijo que los tres a bordo eran residentes estadounidenses.

«Desafortunadamente, todo lo que hemos podido hacer es localizar los restos y el lugar del accidente y no hemos podido localizar a ningún sobreviviente», dijo.

Berejiklian dijo que había más de 1.700 voluntarios y personal en el campo, y se describieron cinco incendios en un «nivel de advertencia de emergencia».