Articulación de proyectos y apoyo conjunto, son los dos primeros ejes en los que entrarán a trabajar el Gobierno al Servicio de la Gente y la Federación Nacional de Cafeteros con el objetivo de que el café se convierta en una alternativa real de impulso económico para el sector rural en esta parte del país.

 

Huver Posada, director ejecutivo de la reconocida entidad gremial, destacó que a través de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural se lograrán avances importantes en cuanto a aterrizar proyectos relacionados con el cultivo del grano, como ya se viene adelantando en municipios como Uribe y Acacías.

 

“Tener esos municipios visibilizados dentro de la federación nos compromete a brindar asistencia técnica, a garantizar la compra del producto y dar los insumos institucionales que se articulan a través de la federación para gestionar recursos públicos a través del Ministerio de Agricultura, esa es una manera de estar articulados”, indicó el dirigente.

 

En el Meta hay alrededor de 32 presentaciones de café, algunas de las cuales han sido reconocidas a nivel internacional, razón por la que se trabajará a través de la administración departamental en aspectos como producción, promoción y transformación del que es considerado como uno de los alimentos de mayor consumo en el planeta, sostuvo Julio Romero, secretario de Agricultura.

 

“Tenemos un gran potencial, pero hay que trabajar bastante en renovación de cafetales, incremento de la productividad, también hay que abrir procesos de certificación en buenas prácticas agrícolas”, recalcó el funcionario.

 

Otra de las tareas que adelantará la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural es articular con el Instituto Nacional para la Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) procesos de registro y código de barras, que permitirá ampliar el margen de comercialización del café del Meta.