Los sobrevivientes del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau se reunieron el lunes para conmemorar el 75 aniversario de su liberación, regresaron al lugar donde perdieron familias enteras y advirtieron sobre el ominoso crecimiento del antisemitismo y el odio en el mundo.

En total, se esperaban unos 200 sobrevivientes del campo, muchos de ellos judíos mayores y no judíos que han viajado desde Israel, Estados Unidos, Australia, Perú, Rusia, Eslovenia y otros lugares. Muchos padres y abuelos perdidos en Auschwitz u otros campos de exterminio nazis, pero se les unieron hijos, nietos e incluso bisnietos.

Algunos visitaron el sitio, ahora un museo conmemorativo, en la víspera del aniversario. Cuando los periodistas les pidieron sus reflexiones, estaban ansiosos por compartir sus historias, con la esperanza de que su mensaje se difundiera.

«Nos gustaría que la próxima generación sepa por lo que pasamos, y que nunca vuelva a suceder», dijo David Marks, de 91 años, con la voz quebrada. Perdió a 35 miembros de su familia inmediata y extendida después de que todos llegaron a Auschwitz desde su aldea en Rumania.

«Un dictador no aparece de un día para otro», dijo Marks, diciendo que sucede en «micro pasos».

«Si no lo vemos, un día te despiertas y es demasiado tarde», agregó.

La mayoría de los 1,1 millones de personas asesinadas por las fuerzas nazis alemanas en el campo eran judíos, pero otros polacos, rusos y romaníes, o gitanos, fueron encarcelados allí. Algunos de los sobrevivientes polacos caminaron con el presidente polaco Andrzej Duda a través de la puerta del campo el lunes con pañuelos a rayas que recordaban el atuendo de la prisión que usaban hace más de 75 años.

Auschwitz fue liberado por el ejército soviético el 27 de enero de 1945.