Todos sabemos que Google es una de las bases de datos de usuarios más grande del mundo, y con la cantidad de información que posee sobre las personas, obviamente es una fuente para la justicia a la hora de realizar investigaciones. Si bien Google no tiene problema en proveer la información, la empresa tiene que pagar a sus empleados para que busquen la información y hagan los informes solicitados, lo cual es una pérdida de dinero con los miles de informes que le exige la justicia estadounidense.

Tras perder miles y miles de dólares en estos informes, Google tomó la decisión de empezar a cobrar por la información, no para generar ganancias, sino para simplemente evitar las pérdidas que mencionamos recién.

Por la información previa a una citación, Google cobrará U$S 45. Tras una orden judicial, que incluye información más detallada del usuario, el precio será de U$S 150. Para una orden de captura, con información de comunicaciones, grabaciones, y toda la información del usuario, se cobrará U$S 245. Por una orden de instalar una trampa en el dispositivo o filtrar sus llamadas, se cobrará U$S 60.

Todos estos costos se aplican desde el 13 de enero, y Google se reserva el derecho de elevar los costos si se producen costos adicionales durante el proceso.

¿Que opinan sobre la decisión de Google? ¿Es correcta?

 

Fuente: Tweaktown

Fuente: HD Tecnologia