La Organización Mundial de la Salud declaró como una emergencia mundial el jueves el brote provocado por un nuevo virus en China que se ha exportado a más de una docena de países, después de que el número de casos se multiplicara por diez en una semana.

La agencia de salud de la ONU define una emergencia internacional como un «evento extraordinario» que constituye un riesgo para otros países y requiere una respuesta internacional coordinada.

En desarrollo