La preocupación global y los temores por la nueva epidemia de coronavirus repuntó este lunes tras conocerse que la cifra de muertos ascendió a 361 en China y los mercados seguían tambaleantes después de haber perdido 400.000 millones de dólares desde que comenzó el brote en Wuhan.

Por otra parte, China acusó a Estados Unidos de actuar para crear y propagar temores en lugar de ofrecer una asistencia significativa.

El domingo por la tarde, antes del Super Bowl, el presidente Donald Trump dijo a la cadena Fox News que Estados Unidos ha “cerrado la entrada” del coronavirus proveniente de China, después de que las autoridades reportaron en San Francisco el noveno caso reportado en el país.

«Hemos ofrecido ayuda a China”, dijo Trump, “pero no podemos tener a miles de personas llegando que puedan tener este problema, el coronavirus. Así que veremos lo que sucede, pero lo cerramos”.

El asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, declaró a la cadena CBS que el gobierno ha ofrecido ayuda a China, específicamente enviar expertos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, pero China aún no lo ha aceptado.

Estados Unidos fue el primer país en sugerir una retirada total de su personal diplomático y el primero en imponer una prohibición de a los viajeros de China, dijo la portavoz de la Cancillería china, Hua Chunying.

China ha quedado parcialmente aislada del mundo, con muchas aerolíneas que han suspendido sus vuelos de entrada y salida en el país y con más de 40 millones de personas en cuarentena en varias ciudades.

Wuhan y otros centros urbanos permanecen en un cierre virtual y todo el movimiento de personas está severamente restringido.

Este lunes, el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó que no hay necesidad de medidas que “interfieran innecesariamente los vuelos y el comercio internacional”, pero no está claro si los países seguirán ese consejo.

«Llamamos a todos los países a implementar decisiones basadas en los hechos y consistentes”, dijo Tedros. “La conectividad global es una debilidad en esta epidemia, pero también es nuestra mayor fortaleza».

Con 361 muertes y 17.205 casos confirmados en China, el brote ha superado con creces a la epidemia de coronavirus SARS de 2002-2003, pero en aquella ocasión los infectados fueron muchos menos y la tasa de mortalidad fue superior.

La OMS ha reportado al menos 151 casos confirmados en otros 23 países y regiones, entre ellos Estados Unidos, Japón, Tailandia, Hong Kong y Gran Bretaña.

También se informó de la primera muerte fuera de China. Las autoridades de Filipinas dijeron que un hombre chino de 44 años procedente de Wuhan murió por el virus y su acompañante seguía hospitalizada.

Una vista aérea del nuevo hospital en Wuhan, China, construido en tiempo récord para atender a pacientes de coronavirus.

Una vista aérea del nuevo hospital en Wuhan, China, construido en tiempo récord para atender a pacientes de coronavirus.

China construye hospitales en tiempo récord

Un hospital de 1.000 camas construido en apenas ocho días en Wuhan comenzó este lunes a recibir pacientes y otro de 1.600 camas estará terminado el 5 de febrero, informó la prensa estatal china.

Personal médico del ejército llegaba a Wuhan para asistir a los abrumados trabajadores sanitarios, mientras las restricciones en la ciudad se endurecieron más, con solo un miembro de cada casa que puede salir a comprar suministros en días alternos.

Los especialistas dicen que el nuevo coronavirus surgió en diciembre en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, en un mercado famoso por la comercialización de carnes exóticas.

La OMS declaró la epidemia como una emergencia internacional y ha alabado los esfuerzos de China para contenerla dentro de sus fronteras.