----------------------------------------------------------------------------------------------------

La ciudad china de Macao, el mayor centro de apuestas del mundo, pidió a todos los operadores de casinos que suspendan las operaciones durante dos semanas para ayudar a frenar la propagación del coronavirus de Wuhan.

Macao, una excolonia portuguesa, es una región administrativa especial de China ubicada al otro lado del estuario del Río Pearl, frente a Hong Kong, cuyos casinos atraen a cientos de miles de jugadores de todo el mundo.

El jefe ejecutivo de Macao, Ho Iat Seng, dijo que esta suspensión -prevista para mediados de mes- «afectaría también a los cines, salones, cibercafés y otros lugares de reunión» y advirtió que lo recomendable es suspender las reuniones públicas.

Macao ha confirmado 10 casos del nuevo coronavirus y ha impuesto fuertes restricciones de movimiento para entradas y salidas del territorio. Ho señaló que hay reservas financieras para superar la situación y estimular el crecimiento económico, cuando se supere la situación.

En tanto, Hyundai Motor dijo que suspenderá gradualmente la producción de automotores en Corea del Sur, su mayor centro de fabricación, convirtiéndose en el primer gran fabricante de automóviles en hacerlo fuera de China debido a la interrupción en el suministro de piezas como resultado del brote.

En Hong Kong, miles de trabajadores de salud en la región china semiautónoma, mantienen por segundo día una huelga para presionar por el cierre total de fronteras con China continental luego que tres puntos de cruce fueron dejados operando.

«No estamos amenazando al gobierno, solo queremos prevenir el brote», dijo una enfermera de 26 años llamada Chen, citada por Reuters.

Sobre la primera muerte reportada en Hong Kong, se trató de un hombre de 39 años que había visitado la ciudad de Wuhan, epicentro del brote, dijeron fuentes hospitalarias.

Las autoridades dijeron que el número de víctimas en China aumentó a 425, con un incremento récord durante el día de 64 fallecidos. La mayoría de las nuevas víctimas residían en la provincia de Hubei, de la que Wuhan es capital.

El número total de infecciones en China aumentó a 20.438, y hubo casi 200 casos en otros 24 países y regiones como Hong Kong y Macao.

La cifra de infectados en Tailandia subió a 25, la mayor fuera de China, mientras que en Singapur llegó a 24.

Se notificaron nuevos casos en Estados Unidos, entre ellos un paciente en California que se contagió a través de un contacto cercano con alguien de la misma vivienda que había sido infectado en China.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado una emergencia mundial por el virus similar a la gripe, mientras que los expertos dicen que aún se desconoce mucho, incluida su tasa de mortalidad y las rutas de transmisión.

La incertidumbre está llevando a algunos países a adoptar medidas extremas para frenar la propagación. Australia envió a cientos de evacuados de Wuhan a una isla remota en el Océano Índico, mientras que Japón ordenó la cuarentena de un crucero que transportaba a más de 3.000 personas.

Con información de Reuters.