----------------------------------------------------------------------------------------------------

En un escenario de aportes entre los actores del sector de la salud se determinaron falencias, no solamente en la contratación, sino en la atención a la población araucana.

La primera mesa de salud del 2020 estuvo marcada por un inconformismo total por parte de las ESES del departamento que manifestaron cifras astronómicas de deudas de las EPS que prestan el servicio en el departamento.

Ante esta situación desalentadora el gobernador de Arauca Facundo Castillo Cisneros, se pronunció radicalmente «EPS que no cumpla, será despedida del departamento de Arauca y haremos un frente común para llegar a instancias Nacionales con la Procuraduría, los alcaldes y la Contraloría para demostrar su ineficiencia en el pago de la  cartera y la calidad de los servicios de salud, en las que se señalan falta de oportunidad, eficiencia y equidad, negligencia en la referencia y contrarreferencia, atención de tercer y cuarto nivel, remisiones a centros asistenciales con especialistas en diferentes áreas, entrega inoportuna de medicamentos y poca oferta de servicios».

Finalmente, se determinaron como conclusiones  en esta concertación, el ponerse al día con la red prestadora de servicios de salud, fortalecimiento a través de la contratación de la red pública, el aumento de la facturación, la formulación del proyecto de ordenanza que se presentará a la Asamblea Departamental para hacer posible el giro al hospital San Vicente a través del cruce de cuentas con las EPS, la Unidad de Salud de Arauca y esta ESE departamental.

Esta radiografía de dichas fallas en el sistema que están haciendo enfermar a todas las ESES en la región hace que el mandatario seccional tenga puesto los ojos en estas empresas prestadoras de servicios de salud, EPS y unas estrategias con los demás actores para hacer que cumplan con su objetivo misional.