----------------------------------------------------------------------------------------------------

China lloró el viernes la muerte de Li Wenliang, un oculista de Wuhan de 34 años, que se encontraba entre los ocho denunciantes reprendidos por las autoridades locales por tratar de hacer sonar la alarma sobre el mortal coronavirus, desde finales de diciembre del año pasado.

Su muerte ha provocado una explosión de ira y dolor entre el público en general en China, incluidos los residentes de Wuhan, el centro épico del brote, y cientos de miles de internautas.

Diciendo la verdad

«Siento que deberíamos honrar su espíritu. Era alguien que se atrevió a decir la verdad y se dedicó a su trabajo, pero terminó sacrificándose. Llamo a todos para que cuiden a su familia», dijo un residente de Wuhan a la Voz de América.

Li murió a las 2:58 a.m. hora local del viernes, una semana después de que le diagnosticaron que se había infectado durante la lucha contra el brote, según un comunicado emitido por el Hospital Central de Wuhan, donde trabajaba.

Dejó atrás a un hijo de cinco años y su esposa, embarazada de su segundo hijo.

En Weibo, la plataforma de microblogging similar a Twitter, de China, muchos también lloraron la pérdida de Li y expresaron su esperanza de que quienes lo perjudicaron fueran castigados y responsabilizados por el encubrimiento inicial de la epidemia.

«Descanse en paz, Dr. Li. Espero que nadie mienta en el cielo», escribió un usuario de Weibo.

«Su nombre debe borrarse junto con los nombres de esos otros siete denunciantes», decía la publicación de otro usuario.

A finales de diciembre, Li advirtió a sus colegas en las redes sociales sobre un virus similar al SARS que luego se convirtió en la nueva epidemia de coronavirus. Él y otras siete personas, que según los informes también trabajan en los hospitales de la ciudad, fueron detenidos por la policía de Wuhan a principios de enero por «difundir rumores falsos».

¿Chismoso?

Calificado por las autoridades como un manifestante, Li se vio obligado a «admitir» que había «violado la ley e interrumpido gravemente el orden social», según un documento, que firmó y se difundió ampliamente en Internet.

Muchos más internautas respondieron positivamente a los informes de noticias de que la Comisión Nacional de Supervisión iniciará una investigación exhaustiva sobre los problemas relacionados con la muerte de Li.

«Espero que las autoridades lleguen al fondo de este asunto y responsabilicen a los que están en el nivel local y central», escribió un usuario de Weibo en respuesta a la investigación de la comisión.

El doctor Li Wenliang es considerado como un héroe por haber alertado a tiempo sobre el brote del coronavirus.

Otro se quejó: «Estos funcionarios siempre han sido lentos en hacer bien su trabajo. ¡Qué desperdicio del dinero de nuestros contribuyentes!»

Chen Bingzhong, un ex funcionario de salud, también elogió a Li como un verdadero héroe.

Dijo que si el gobierno local no hubiera hecho caso omiso a la advertencia de Li, China y el mundo tendrían una lucha menos dura contra la epidemia de coronavirus.

«Ahora ha salido a la luz que estas ocho personas trabajan en primera línea en hospitales. Tenían experiencia de primera mano con el virus mortal. Hablaron por el libro. Y las autoridades deberían haber tomado sus palabras en serio», dijo Chen.

«Al no cumplir con sus advertencias, las autoridades terminaron obligándoles a callarse. ¡Qué despreciable!» agregó.

Un recordatorio

Albert Ho, presidente de la Alianza de Hong Kong en apoyo del Movimiento Patriótico Democrático en China, estuvo de acuerdo y dijo que Li sirvió como recordatorio de la incapacidad del gobierno chino.

«Los líderes del gobierno deben ser conscientes de que cuando la gente se entristece tanto por la muerte del Dr. Li, quien ahora es aceptado como un símbolo de coraje, un símbolo de conciencia para la gente, entonces los líderes deben sentirse avergonzados porque no pudieron hacer su trabajo, por no tomar las medidas adecuadas en el momento adecuado para proteger la salud pública», señaló Ho.

Dijo que la muerte de Li refleja el problemático sistema de gobernanza en China y su régimen, que a menudo está dirigido por mentiras y violencia.

Ho instó a los principales líderes del Partido Comunista Chino a no cambiar la culpa y la responsabilidad en su negligencia en el manejo del brote.

El grupo de Ho realizará un evento conmemorativo el viernes por la noche en Hong Kong para llorar la muerte de Li.

Al doctor Li Wenliang le han rendido honores por el riesgo que corrió en tratar de atender a los enfermos de la mortal epidemia.

Al doctor Li Wenliang le han rendido honores por el riesgo que corrió en tratar de atender a los enfermos de la mortal epidemia.

Al parecer, reconociendo la protesta del público, el gobierno chino también presentó sus respetos.

“La Comisión Nacional de Salud envía nuestras más profundas condolencias a la familia del Dr. Li por su muerte», dijo el viernes Song Shuli, portavoz del Ministerio de Salud.

«Desde el brote, una variedad de trabajadores médicos ha dejado atrás su propia seguridad para cuidar la salud del público, trabajando valientemente en la primera línea de la epidemia», agregó.

Sin embargo, los comentarios en línea sobre el elogio oficial parecían negativos, calificándolo de «poco sincero» y «condescendiente».

(Este reportaje fue publicado originalmente en inglés por Joyce Huang, de la Voz de América)