La tormenta Ciara ha sido nombrada una de las más tormentas más violentas del norte de Europa en años, con al menos cinco personas muertas, vías inundadas y muchas áreas sin electricidad.

El lunes, diarios británicos y la Oficina Met (el servicio británico del clima) describieron a Ciara como “la tormenta del siglo”, debido a la escala de la destrucción que ha causado.

La cifra de muertos continúa aumentando en todo el norte de Europa con un hombre muerto y otro desaparecido después de que su bote volcara en el sur de Suecia, y una madre e hija murieron al sur de Polonia por los vientos con fuerza de tormenta que arrancaron techos. Árboles caídos por los fuertes vientos también han resultado en muertos y heridos en Gran Bretaña, Eslovenia y Alemania.

Los pueblos ingleses de Hebden Bridge y Mytholmroyd fueron reportados como las áreas peores golpeadas de la tormenta Ciara, con inundaciones sumergiendo carros y decenas de miles de casas son electricidad.

El norte de Austria presenció 35.000 hogares sin electricidad. El lunes, 90.000 hogares en Francia no tenían electricidad.

Las inundaciones también interrumpieron el tráfico en Luxemburgo y Bélgica, con la tormenta dejando en tierra a cientos de vuelos en toda Alemania y los Países Bajos. Servicios de rieles y ferris también se vieron afectado en Alemania, Gran Bretaña y Francia.

El único aspecto positivo de Ciara fue para los pasajeros a bordo del vuelo de British Airways de Londres a Nueva York. Gracias a la tormenta, el vuelo sub-sónico completó su viaje en un tiempo récord de 4 horas 56 minutos, según el sitio web de seguimiento de vuelos Flightradar24.