China reportó el miércoles 97 nuevos decesos por el coronavirus, con lo que el total de fallecimientos en el territorio continental alcanzó 1.113, incluso en momentos en que el país permanece cerrado casi por completo para evitar la propagación de la enfermedad.

La Comisión Nacional de Salud informó también que se reportaron 2.015 nuevos casos en las últimas 24 horas, lo que representa un declive por segundo día consecutivo. El número total de casos en China continental es de 44.653, aunque muchos expertos afirman que no se ha detectado a un gran número de personas infectadas.

A pesar del fin oficial de las vacaciones extendidas por motivo del Año Nuevo lunar, China permaneció cerrada prácticamente por completo al comercio y muchos de sus habitantes se quedaron en casa, mientras unos 60 millones de personas continúan prácticamente en cuarentena.

La Organización Mundial de la Salud nombró a la enfermedad como COVID-19, distanciándose de cualquier designación animal o geográfica para evitar la estigmatización y demostrar que el padecimiento viene de un nuevo coronavirus descubierto en 2019.

El primer caso de la enfermedad se reportó en diciembre y fue vinculado a un mercado de alimentos en la ciudad de Wuhan, en donde se concentra la mayor parte del brote.

La prensa oficial china reportó el martes que los principales funcionarios de salud de la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, han sido relevados de sus cargos. No se han dado razones, aunque se consideró que la respuesta inicial de la provincia fue lenta e inefectiva. La especulación sobre la salida de funcionarios de mayor nivel ha crecido, pero hacerlo podría desencadenar una disputa política interna y sería interpretada como una admisión tácita de responsabilidad.