Inspirada en el Bullitt Center, un edificio inteligente y sostenible en Seattle, Diana Blank quiso financiar un proyecto similar en Georgia. Fundó el Fondo Kendeda y lo dotó con 30 millones de dólares para su construcción.

El Edificio Kendeda, positivo en términos netos, abrió sus puertas en enero de 2020, un lugar para el aprendizaje con un diseño innovador y sostenible.

La construcción y el diseño están inspirados por el Living Building Challenge, “un programa de certificación de edificios verdes y un marco de diseño sostenible que visualiza el ideal para los entornos construidos”. Recibir esta certificación significa cumplir con una serie de requisitos en todo, desde los materiales usados hasta la accesibilidad, y el edificio de Kendeda cumple con todos requisitos.

Para evitar usar materiales de construcción con sustancias químicas tóxicas, cada material se estudió, examinó y selecciono de forma cuidadosa para asegurar que no contenían elementos de la Lista Roja. John DuConge, el director principal del proyecto, admitió: “Superar y cumplir la Lista Roja fue realmente un desafío, y probablemente nos llevó mucho más tiempo del que nadie esperaba. Pero hemos trabajado bien y este trabajo nos facilitará el próximo proyecto de Living Building Challenge“. Este esfuerzo crea una atmósfera sin gases ni otras toxinas, resultando en un aire interior limpio para los cientos de estudiantes y personal que usan el edificio diariamente.

Cada sistema del edificio es un ejemplo de la atención a la funcionalidad, la eficiencia, la salud, la belleza estética y el ahorro de energía.

El Edificio Kendeda incorpora paneles solares para proporcionar energía limpia al edificio de 4.300 metros cuadrados. Genera más energía de la que consume, alimentando con los excedentes a la red comercial.

Además, estos paneles solares funcionan como dispositivos de recolección de agua de lluvia. Los sistemas de calefacción y refrigeración hacen circular el agua a través del suelo para mantener una temperatura confortable. Para un control adicional de la temperatura, 62 ventiladores de techo en todo el edificio ayudan a mantener un ambiente agradable.

El edificio tiene dos aulas para 64 personas, cuatro laboratorios, una sala de conferencias, un taller, un auditorio, un colmenar en el tejado y un jardín polinizador, un espacio de oficinas y una cafetería.

Más información: livingbuilding.gatech.edu

EcoInventos Telegram
Newsletter EcoInventos
Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Comentarios

comentarios