Gracias a la tecnología moderna y a una minuciosa investigación, un cuadro de hace casi 400 años atribuido a un artista desconocido del taller de Rembrandt ha sido calificado como una obra del mismo maestro holandés.

Durante décadas el Museo de Arte de Allentown exhibía “Retrato de una joven” atribuyéndolo a “el estudio de Rembrandt”. Hace dos años el cuadro fue llevado a la Universidad de Nueva York para labores de preservación y limpieza.

Allí, los expertos retiraron capas de barniz oscuro y grueso que se habían acumulado durante siglos y empezaron a sospechar que el mismo Rembrandt era responsable de las delicadas pinceladas que había debajo.

“Nuestro cuadro tenía numerosas capas de barniz que opacaban bastante lo que se podía ver de las pinceladas originales y los colores originales”, declaró Elaine Mehalakes, vicepresidenta de preservación en el Museo de Arte de Allentown.

Los expertos usaron una serie de herramientas como rayos X, rayos infrarrojos y observación de electrones, para fundamentar su hipótesis de que el cuadro era obra de uno de los artistas más célebres de la historia de la pintura.

El análisis reveló “pinceladas, cierta vivacidad de esas pinceladas, que caracterizan otras obras de Rembrandt”, expresó Shan Kuang, experta del Instituto de Bellas Artes de la Universidad de Nueva York quien restauró el “Retrato de una joven”.

Expertos de otras organizaciones que examinaron la obra de 1632 luego de la restauración de dos años coincidieron con las conclusiones de la universidad acerca de que se trata de un auténtico Rembrandt.

“Quedamos sumamente emocionados y entusiasmados”, expresó Mehalakes. “El retrato ahora tiene este increíble brillo que antes no tenía. Ahora es posible relacionarse con el retrato tal como el artista deseaba”.

Cuando el “Retrato de una joven” fue legado al museo en 1961, era considerado un Rembrandt. Una década después un grupo de expertos determinó que había sido pintado por uno de sus asistentes. Estos cambios de atribución no son raros: A lo largo de siglos cientos de pinturas han sido atribuidas al artista, de acuerdo con Mehalakes.

El museo no ha valuado la pintura y no tiene intención de venderla, pero las obras auténticas de Rembrandt han alcanzado decenas de millones de dólares.

El retrato, por ahora en la bóveda del museo, estará en exhibición a partir del 7 de junio.