Rusia anunció que suspenderá la entrada de ciudadanos chinos a su territorio a partir del 20 de febrero, dijeron el martes funcionarios rusos a cargo de la prevención del coronavirus.

Muchos países han impuesto algún tipo de restricción de viaje para prevenir la propagación de la enfermedad, que hasta ahora ha causado la muerte a más de 1,800 personas.

La suspensión, que según el comunicado será temporal, será para los ciudadanos chinos que ingresen a Rusia por motivos laborales, privados, educativos y turísticos.

«Las restricciones no afectarán a los pasajeros en tránsito», agregaron las autoridades rusas.

China informó la menor cantidad de nuevas infecciones por coronavirus desde enero el martes y el número más bajo de muertes diarias durante una semana, pero la Organización Mundial de la Salud dijo que los datos que sugieren que la epidemia se había desacelerado aún deberían considerarse con cautela.

(Adaptado de original en inglés de Reuters)