----------------------------------------------------------------------------------------------------

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció el miércoles una ofensiva militar de forma «imminente» en Idlib, noroeste de Siria, donde los enfrentamientos oponen en las últimas semanas a las fuerzas de Ankara y Damasco, pero Rusia lanzó una advertencia contra estas pretensiones.

«La operación en Idlib es inminente», dijo Erdogan en un discurso en el Parlamento. «Estamos en la cuenta atrás, son las últimas advertencias», dijo.

Sin embargo, desde Moscú, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov advirtió a Erdogan que «se trata de una operación contra el poder legítimo de la República siria y de las fuerzas armadas de la República siria, lo que sería, sin duda, el peor escenario».

Estas amenazas se producen en momentos en que las conversaciones entre Ankara y Moscú, que apoya al régimen de Bashar Al Asad, no han logrado reducir las tensiones en la región de Idlib.

«Lamentablemente, ni las conversaciones celebradas en nuestro país y en Rusia, ni las negociaciones sobre el terreno nos han permitido lograr el resultado que deseamos», deploró Erdogan.

«Estamos muy lejos del punto que queremos alcanzar, es un hecho. Pero las conversaciones (con los rusos) continuarán», añadió.

Las fuerzas de Damasco, apoyadas por la aviación rusa, llevan a cabo en las últimas semanas un doble ataque para recuperar este último bastión rebelde y yihadista, una ofensiva que provocó el éxodo de más de 900.000 civiles que huían de los combates.

El país, que ha estado en guerra desde 2011, nunca había experimentado un éxodo así en un período de tiempo tan corto.

En total, el conflicto sirio llevó a millones de personas al exilio y se cobró más de 380.000 vidas.

A principios de febrero, las tensiones aumentaron de varias maneras cuando los soldados turcos desplegados en Idlib en el marco de un acuerdo entre Ankara y Moscú murieron en bombardeos sirios.

Desde entonces, Ankara ha pedido la retirada de las fuerzas del régimen sirio al este de una carretera clave. Además, el avance de las fuerzas de Damasco ha cercado varias posiciones turcas en Idlib.

Paralelamente a las advertencias, Turquía viene desplegando desde hace varios días importantes refuerzos militares en la región de Idlib. «Hemos hecho todos nuestros preparativos para poder aplicar nuestros propios planes», declaró Erdogan el miércoles.

«Estamos decididos a hacer de Idlib una región segura para Turquía y para la población local, a cualquier precio», añadió.