Los miembros del jurado en el juicio por acoso sexual al productor de cine Harvey Weinstein decidieron seguir deliberando el jueves, por tercer día consecutivo, después de haber centrado mucha atención en la acusación de la actriz Annabella Sciorra, que acusó al magnate de haberla violado en la década de 1990.

La acusación de Sciorra es demasiado antigua para ser considerada debido al estatuto de limitaciones, que establece que este delito habría prescrito ya, pero es un componente clave de los cargos más serios que los miembros del jurado están sopesando en el caso más emblemático del movimiento popularmente conocido con la etiqueta #MeToo.

Weinstein, de 67 años, está acusado de cinco cargos derivados de las acusaciones de Sciorra y de otras dos mujeres: una aspirante a actriz que dice que la violó en marzo de 2013 y una ex asistente de producción de cine y televisión, Mimi Haleyi, quien dice que él le realizó sexo oral a la fuerza en marzo de 2006.

Weinstein ha sostenido que cualquier contacto sexual fue consensuado.

El relato de Sciorra es la base de dos cargos de agresión sexual depredadora, un cargo que conlleva una pena máxima de cadena perpetua. Para condenar a Weinstein por ese cargo, los miembros del jurado deben acordar dos cosas: que Weinstein violó a Sciorra y que cometió, al menos, uno de los otros delitos que se le imputan.

De ser encontrado culpable, Harvey Weinstein enfrenta una condena a cadena perpetua.

De ser encontrado culpable, Harvey Weinstein enfrenta una condena a cadena perpetua.

El martes, señalando su interés en Sciorra, los miembros del jurado enviaron una nota pidiendo claridad sobre por qué Weinstein no fue imputado con otros crímenes derivados de su acusación, solo para que el juez les dijera que no deben especular sobre ningún otro cargo que no sea el actual.

El panel de siete hombres y cinco mujeres terminó la ronda de deliberaciones del miércoles al revisar el testimonio de la actriz Rosie Perez sobre lo que ella dice que Sciorra le contó poco después de la presunta violación.

Pérez dijo que su amiga Sciorra le había dicho en algún momento en 1993, con la voz temblorosa en el teléfono, que algo le había sucedido: «Creo que fue una violación». Perez testificó que meses después, en una llamada telefónica desde Londres, Sciorra dijo que Weinstein la estaba acosando y que estaba asustada.

«le dije: él fue quien te violó», y ambas comenzaron a llorar, testificó Perez.

«Por favor, ve a la policía», aseguró que le dijo a Sciorra.

Perez dijo que Sciorra respondió: «No puedo, él me destruiría».

Cuando los miembros del jurado regresen el jueves, verán correos electrónicos que Weinstein envió sobre Sciorra, incluidos algunos a la agencia privada de espionaje israelí que supuestamente contrató el productor para obtener información comprometedora sobre los posibles acusadores.