----------------------------------------------------------------------------------------------------

El Vaticano abrirá el 2 de marzo los archivos del pontificado, en tiempos de Guerra, de Pío XII para permitir que académicos investiguen las acusaciones de que el Papa se hizo de la vista gorda ante el Holocausto, pero funcionarios del Vaticano dijeron que lo que encontrarán mostrará cómo ayudó a judíos tras bambalinas.

“No creo que encontrarán una pistola humeante”, dijo el padre Norbert Hoffman, el más alto funcionario vaticano a cargo de las relaciones religiosas con los judíos.

Los judíos han buscado durante años transparencia del Vaticano sobre sus acciones durante el Holocausto, y la orden del Papa Francisco para abrir los archivos permitirá a los historiadores y otros académicos, hojearlos durante los próximos años.

Algunos judíos han venido acusando a Pío XII, que encabezó la Iglesia Católica desde 1939 hasta 1958, de hacer muy poco para ayudar a los que afrontaban la persecución nazi y de no alzar la voz con fuerza en contra del Holoausto, en el que unos 6 millones de judíos fueron asesinados.

El Vaticano dijo que Pío XII trabajó discretamente para salvar judíos y de esa forma no empeorar la situación de muchos otros en peligro, incluyendo a católicos en partes de la Europa ocupada por los Nazis.

Cuando el Papa Francisco anunció la apertura de los archivos el año pasado, dijo que la Iglesia “No le teme a la historia”, un tema reiterado el jueves durante una presentación de funcionarios del archivo para los periodistas.

El obispo Sergio Pagano, prefecto de los Archivos Apostólicos del Vaticano, dijo que la documentación de la Segunda Guerra Mundial contiene millones de páginas divididas en 121 secciones, separadas por tópicos.

El área de consultas de las oficinas del Archivo puede acomodar a unos 60 académicos al mismo tiempo y todo el espacio ya ha sido reservado para el resto del presente año, dijo Pagano. Los académicos incluyen miembros del Museo Conmemorativo del Holocausto, de Washington D.C.

“No emitiremos juicio por ahora. Le dejaremos eso a los académicos. El material está ahí. Está diversificado”, agregó Pagano.

“Dejaremos que cada persona llegue a sus propias conclusiones, pero no tenemos miedo. “El bien (que hizo Pío XII) fue tan enorme que achicará cualquier sombra”, añadió el Obispo.