El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, advirtió este lunes que los derechos humanos en el todo mundo están siendo amenazados por una variedad de factores, entre ellos, el cambio climático, el mal uso de la tecnología digital y los líderes hambrientos de poder.

En la apertura de la XLIII sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Guterres lanzó su “Llamado a la Acción”, consistente en un plan de siete puntos para ayudar a reanimar y proteger los derechos humanos de todas las personas.

Guterres sostuvo que los derechos humanos son la herramienta principal para ayudar a las sociedades a mantener su libertad y lamentó la erosión de esos derechos, apuntando que ningún país es inmune.

«Vemos a civiles atrapados en enclaves destrozados por la guerra, hambrientos y bombardeados, en clara violación de las leyes internacionales”, denunció.

“El tráfico humano está afectando a cada región del mundo, aprovechando la vulnerabilidad y la desesperanza… La gente está siendo olvidada, los temores crecen, las divisiones se amplían. Y algunos líderes están explotando las ansiedades para ampliar esas brechas al extremo”, agregó.

Guterres explicó que su plan está dirigido a hacer frente a todas las formas de desigualdad y discriminación, y que se enfocará en áreas específicas de preocupación, pero no mencionó a ningún país en especial.

Esta campaña, explicó, tratará de sacar a las personas de la pobreza extrema para que tengan igualdad de acceso y opciones a las oportunidades.

Guterres alertó de que algunas de las mayores pruebas que enfrentan los derechos humanos aparecen cuando surge un conflicto, hay ataques terroristas u ocurre un desastre, y sostuvo que los derechos humanos y las leyes humanitarias pueden ayudar a las personas en los momentos más difíciles.

«Déjenme aclarar que los esfuerzos necesarios para combatir el terrorismo no deben comprometer los derechos humanos. De otro modo, las acciones contra el terrorismo serían contraproducentes”, dijo.

“Este Llamado a la Acción reconoce que el respeto a los derechos humanos es un mecanismo esencial de prevención de crisis. Sin embargo, cuando la prevención no es suficiente y la violencia es rampante, la gente necesita protección”, apuntó el secretario general.

Guterres prometió que las Naciones Unidas, con el apoyo necesario de la comunidad internacional, estará allá donde haya que proteger a quienes lo necesiten.

Todos esos esfuerzos se harán para proteger el derecho de libertad de expresión, de religión y asamblea de los pueblos, concluyó.