El primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad , renunció el lunes dejando al país en un estado de agitación política, pero aceptó una solicitud del rey de la nación del sudeste asiático para permanecer como primer ministro interino hasta que se nombre a un sucesor.

La renuncia de Mahathir, de 94 años, deshizo una coalición con su viejo rival Anwar Ibrahim, de 72 años, que había obtenido una victoria electoral sorpresiva en 2018.

La decisión, que Mahathir no explicó, vino después de conversaciones de fin de semana entre miembros de su coalición y la oposición sobre la formación de un nuevo gobierno.

La agitación política, junto con la alarma en la región sobre la propagación del nuevo coronavirus, hizo que la moneda, los bonos y el mercado de valores de Malasia bajaran, y atrajo llamadas de algunos sectores para que regresara el líder gubernamental más antiguo del mundo.

Las diferencias han estado latentes entre Mahathir y Anwar por los retrasos en la transferencia de poder prevista, presentando a algunos políticos anti-Anwar una oportunidad para tratar de buscar una nueva coalición.

El rey aceptó la renuncia después de reunirse con Mahathir, dijo el secretario jefe Mohd Zuki Ali en un comunicado.

«Sin embargo, Su Alteza ha dado su consentimiento para nombrar a Mahathir Mohamad como primer ministro interino, mientras espera el nombramiento del nuevo primer ministro. Por lo tanto, hasta entonces, (Mahathir) administrará los asuntos del país en tanto se nombre un nuevo primer ministro y su respectivo gabinete», dijo Zuki.

Siguiendo el consejo de Mahathir, quien salió de su retiro para disputar las últimas elecciones generales, el rey también consintió en disolver su gabinete, dijo Mohd Zuki.

No hay un período de tiempo para el tiempo que alguien puede permanecer como líder interino, y esa persona también puede nombrar ministros del gabinete, según informó el Fiscal General, Tommy Thomas, al portal de noticias The Malaysian Insight.