El jefe del organismo iraní creado para enfrentar el coronavirus, Iraj Harirchi, ha resultado infectado, informaron las autoridades el martes, lo que parece demostrar que la República Islámica enfrenta un brote mucho más amplio de lo que se reconocía oficialmente.

Harirchi, que ostentaba el cargo de viceministro de Salud, había ofrecido el día anterior una conferencia de prensa a los periodistas en Teherán en la que intentó minimizar el peligro del brote.

Teherán elevó también el martes el número de víctimas mortales a 15 de entre 95 casos confirmados.

En tanto, Emiratos Árabes Unidos prohibió el martes todos los vuelos a y desde Irán, solo un día después de que el virus se propagó por múltiples naciones de Oriente Medio desde la República Islámica.

Emiratos, que es la sede de las aerolíneas de larga distancia Emirates y Etihad, sigue siendo una ruta de tránsito clave para 80 millones de personas. El veto, que se mantendrá al menos una semana, muestra la creciente preocupación sobre la expansión del virus en Irán ante el temor de que el brote pueda ser más grande de lo que reconocen las autoridades locales.

La Autoridad General de Aviación Civil emiratí realizó el anuncio a través de la agencia noticiosa estatal WAM unas horas después de que el Aeropuerto Internacional de Dubái, el de mayor tránsito internacional del mundo, dijo que se limitarían los vuelos.

“Todos los vuelos de pasajeros y mercancías que viajen hacia y desde Irán quedarán suspendidos por periodo de una semana, que podría prorrogarse”, señaló el organismo. “La decisión es una medida de precaución tomada por Emiratos Árabes Unidos para asegurar un estricto control y prevención de la propagación del nuevo coronavirus”.

Emirates, la aerolínea estatal asentada en Dubái, realiza vuelos diarios a Teherán. Su compañía hermana de bajo costo FlyDubai tiene rutas con varias ciudades iraníes, como la aerolínea económica Air Arabia, con sede en Sarja.

El anuncio se produjo luego de que Bahrein anunció que suspendería todas sus conexiones aéreas desde Dubái y Sarja durante al menos 48 horas tras la llegada a la pequeña nación insular de un pasajero infectado que hizo escala en Dubái.

El Ministerio de Salud de Bahrein reportó nuevos casos de coronavirus sumando un total de ocho, y señaló que todos había viajado desde Irán a través de Dubái. Cuatro de los pacientes fueron identificados como ciudadanos saudíes.

Los casos se confirmaron a su llegada a la pequeña nación insular, durante controles en el aeropuerto y antes de la suspensión de los vuelos a Dubái y Sarja, dijo la agencia noticiosa oficial del país.

Dubái ha estado inspeccionando a los pasajeros que llegan en vuelos procedentes de China, donde se descubrió el brote. Emirates y Etihad son algunas de las pocas aerolíneas internacionales que aún vuelan a Beijing. En Irán, sin embargo, el brote se hizo público hace apenas unos días.

El nuevo coronavirus ha infectado a más de 80.000 personas en todo el mundo y causó alrededor de 2.700 muertes, la mayoría en China. La Organización Mundial de la Salud llamó COVID-19 a la enfermedad que genera el virus.

El gobierno iraní informó el martes de que 15 personas murieron en todo el país a causa del nuevo coronavirus, rechazando las afirmaciones de una cifra mucho más elevada de 50 víctimas anunciada por un legislador de la ciudad de Qom, que se encuentra en el epicentro del brote en la República Islámica.

Los reportes contradictorios generan dudas sobre la transparencia del gobierno iraní respecto a la gravedad de la situación.

El portavoz del Ministerio de Salud iraní, Kianoush Jahanpour, ofreció la nueva cifra durante una entrevista con la televisora estatal. Señaló que había 95 casos confirmados del virus, la mayoría de ellos relacionados con Qom, un importante centro chií.

El presidente de Irán, Hasán Ruhani, trató de tranquilizar al país el martes con un discurso en el que calificó el nuevo coronavirus de un “pasajero no invitado e indeseado”.

Afganistán, Kuwait, Irak y Omán también anunciaron el lunes sus primeros casos del virus y los relacionaron con viajes a Irán.