El presidente Donald Trump se muestra confiado en público. Dice que el coronavirus “se irá pronto”. Pero los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitió este martes un pronunciamiento donde se afirma que el avance del virus en Estados Unidos es “inevitable”.

Según los CDC, se espera que el virus empiece a extenderse en las comunidades de Estados Unidos y se anticipa que las alteraciones en la forma de vida de los estadounidenses serán “severas”.

“Como hemos visto en otros países recientemente con el contagio comunitario, cuando ha llegado a esos países se ha movido sumamente rápido. Queremos asegurarnos que el público estadounidense esté preparado”, dijo Nancy Messonnier, directora del CDC. “En la medida en que más y más países experimenten el contagio comunitario, la contención del virus en nuestras fronteras se vuelve más y más difícil”.

El virus, que ya ha contagiado a unas 80,000 personas y causado la muerte de más de 2,000, ha contagiado ya a mil personas en Corea del Sur y ha ocasionado la muerte a 15 personas en Irán. Corea del Sur es el país, aparte de China, con más contagiados en el mundo.

En Estados Unidos se registran ya 14 personas diagnosticadas con el virus, todas personas que habían viajado recientemente a China o países cercanos. Otros 39 residentes de Estados Unidos han sido infectados en otras partes del mundo y han sido repatriados y mantenidos en cuarentena.

Pero a pesar de la cuarentena, funcionarios del CDC dicen que el país empezará a ver más casos, al tiempo que empieza a darse el contagio “comunitario” como ya ha ocurrido en Irán, Corea del Sur e Italia.

Los CDC urgieron a los empresarios y jefes de familia estadounidenses a prepararse para la posibilidad de un brote más agresivo, el cual podría resultar en el cierre temporal de negocios y escuelas. A los empresarios se les recomendó explorar el uso del trabajo a distancia para sus empleados, mientras los hospitales podrían ampliar los servicios médicos por plataformas de telecomunicación.

“Las alteraciones a nuestra rutina cotidiana podrían ser ‘severas’”, dijo Messonnier, agregando que ella había hablado con sus niños el martes por la mañana. “A pesar de que no pensaba que estuvieran en peligro en este momento, como familia debemos prepararnos para alteraciones significativas en nuestras vidas”.

Mientras tanto, Trump continuaba con su mensaje de tranquilidad pues todo está bajo control, lo cual le ha generado críticas demócratas de quienes consideran que su manejo de la situación ha sido inadecuado.

Trump dijo el martes durante una visita a India que el “coronavirus”está “muy bajo control” en EE.UU., mientras su gobierno pedía 2,500 millones de dólares en fondos de emergencia para afrontar la amenaza.

Legisladores demócratas dicen que la administración Trump no ha respondido con suficiente agilidad al avance del virus, incluyendo la diseminación de información falsa, como cuando Trump dijo que el virus desaparecería con la llegada de temperaturas más cálidas al llegar la primavera en abril.

Esta sería la continuación de la batalla entre el presidente Trump y los demócratas que intentaron sin éxito removerlo de su cargo mediante un proceso de juicio político.

“Demasiado poco, demasiado tarde”, dijo el líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, sobre la solicitud de fondos de emergencia hecha por Trump. “No hemos visto ninguna señal de que el presidente Trump tenga ningún plan de urgencia para lidiar con el avance del coronavirus. Necesitamos liderazgo verdadero y los necesitamos rápido”.

El presidente indicó que aunque se está conteniendo al virus, Estados Unidos hace negocios con muchos países, para los que dijo desear que sean felices, saludables y con trabajo.

Pero los analistas señalan que debido a la importancia de los productos de China, si las fábricas chinas están paralizadas, los procesos productivos en Estados Unidos podrían verse afectados.

Wall Street cae nuevamente este martes por los temores del coronavirus, tras perder el promedio industrial Dow Jones 1,000 puntos el lunes, borrando las ganancias del año, debido al avance del virus. Las proyecciones de los analistas afirman que la economía mundial registrará una desaceleración.