----------------------------------------------------------------------------------------------------

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, criticó el martes a China e Irán por su respuesta al brote de coronavirus, acusando a los dos gobiernos de censura y de tratar de encubrir la gravedad de la propagación de la enfermedad mortal.

Pompeo atacó a Beijing por expulsar a tres reporteros del Wall Street Journal y dijo que se necesitaba una prensa más precisa para garantizar que el público y el personal médico tengan disponible información sobre el virus. También dijo que las autoridades iraníes deben «decir la verdad» sobre el virus en medio de signos de que el brote puede ser mucho más amplio de lo que se reconoce oficialmente.

«Expulsar a nuestros periodistas expone una vez más la censura, es decir el problema del gobierno que provocó el SARS y ahora el coronavirus. Esto puede tener consecuencias mortales», dijo Pompeo sobre China.

«Si China hubiera permitido que sus propios periodistas y comunicadores extranjeros, hubieran podido hablar e investigar libremente, con el personal médico y los funcionarios chinos y de otras naciones hubieran estado mucho mejor preparados para abordar el desafío», dijo a Pompeo en una conferencia de prensa del Departamento de Estado.

Sobre Irán, que ahora tiene el segundo mayor número de infecciones después de China y donde las autoridades dijeron el martes que el jefe de la fuerza de trabajo contra el coronavirus del país dio positivo por el virus, Pompeo señaló que Estados Unidos está «profundamente preocupado» de que el gobierno » puede haber suprimido detalles vitales sobre el brote”.

«Todas las naciones, incluida Irán, deberían decir la verdad sobre el coronavirus y cooperar con las organizaciones internacionales de ayuda», alertó Pompeo.

El virus que se originó en China ahora ha infectado a más de 80,000 personas y ha matado a más de 2,500, principalmente en China.