El gobernador de California, Gavin C. Newsom (D), junto a funcionarios de salud del estado anunciaron este jueves que han lanzado un esfuerzo de gran alcance para encontrar a cualquier persona que pueda haber estado en contacto con el primer paciente con coronavirus reportado allí.

Mientras, las autoridades federales se movieron para mejorar el defectuoso proceso de prueba que ha obstaculizado su capacidad para rastrear qué tanto se ha propagado la enfermedad.

Aunque las autoridades estatales se negaron a revelar cuántas personas pueden haberse cruzado con la paciente, una mujer que vive en el condado de Solano, que es la primera persona en Estados Unidos en desarrollar el COVID-19 sin haber viajado a una zona activa del virus o tener contacto cercano con alguien que lo hizo.

Pero reconocieron que ella mostraba síntomas de la enfermedad antes de ser ingresada en un hospital local (el 15 de febrero). Esa es una perspectiva preocupante porque el virus es altamente transmisible, especialmente cuando alguien con la enfermedad tiene síntomas. No compartieron ningún detalle sobre la familia, el trabajo o los contactos sociales de la mujer, citando la privacidad de la paciente.

Solano es el hogar de la Fuerza Aérea de Travis, donde cientos de estadounidenses que fueron traídos desde China y del crucero Diamond Princess han sido puestos en cuarentena. De acuerdo al periódico Washington Post las autoridades dijeron que la mujer no tenía contactos conocidos con personas en cuarentena en la base.

Newsom expresó que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) enviaron a 10 empleados con el finde ayudar al personal estatal y local a rastrear los contactos de la mujer.

Mark Ghaly, secretario de la Agencia de Salud y Servicios Humanos del estado, describió un «fuerte contacto, y de primera clase con … muchos, muchos individuos en todos los ámbitos de la vida» de la persona contagiada.

La posible lista incluye a las personas que cuidaron a la mujer en el Hospital NorthBay VacaValley, algunas de las cuales fueron aisladas en su hogar para vigilar los síntomas, según un funcionario del hospital.

El gobernador pidió a los CDC que amplíen las pautas que rigen quién debe someterse a prueba y que mejoren drásticamente la capacidad estatal y local para detectar el virus. «Los protocolos de prueba han sido una frustración para muchos de nosotros», dijo Newsom.

A la mujer del condado de Solano no se le hizo la prueba de la enfermedad durante cuatro días, a pesar de una solicitud inmediata a los CDC, porque no cumplió con los criterios estrictos para la prueba, según el Centro Médico de UC Davis, donde actualmente está siendo tratada después de pasar cuatro días en un hospital comunitario en Vacaville.